Trajo el fútbol y llegó a ser Presidente de la República

Juan Bautista Quirós foto
Juan Bautista Quirós nació en 1853 y falleció en 1934. Fue pionero del fútbol en Costa Rica y Presidente de la República en 1919.

Hoy damos por sentado que el fútbol ha estado desde siempre en la sociedad costarricense; pero no fue así. En realidad se conoce de su llegada al país, importado de Europa, en 1876. Y uno de los primeros jugadores llegó hasta ser Presidente de Costa Rica.

Nos referimos a Juan Bautista Quirós Segura, quien manejó los destinos del país por un breve lapso en 1919. El ex presidente Quirós Segura nació el 18 de enero de 1853 en San José, hijo del General don Pablo Quirós Jiménez y doña Mercedes Segura de Quirós. Su padrino de bautizo fue ni más ni menos que el ex presidente de la República, el Dr. José María Montealegre (1859-1863).

La secundaria la cursó en el Colegio San Luis Gonzaga de Cartago. Sus vacaciones las pasaba en la hacienda “Belchita” de su padre en el Cacao de Alajuela. Con 17 años de edad, en 1870, tomó parte en la revolución del 27 de abril, junto con su progenitor y su tío.

En 1872 partió a Europa, lugar donde conocería el balompié, éste lo cautivaría y lo traería a Costa Rica. En Inglaterra, estudió en el Colegio Burley & Sinner en Brighton. Ahí se graduó en Comercio. Luego estudió y trabajó en Francia, volvió a la Gran Bretaña a laborar para finalmente regresar a Costa Rica con títulos académicos; pero también con la pasión del fútbol.

El 8 de diciembre de 1876 es la fecha de partida del fútbol costarricense, ahí estaba Juan Bautista Quirós con un grupo de incipientes futbolistas pateando un balón en La Sabana. Cada domingo se reunían a jugar “foot-ball” y poco a poco fueron cautivando al país.

De inmediato comenzó su carrera en las armas. En 1878 se fue a Limón como superintendente del Ferrocarril, en 1881 volvió a San José para tomar el mando de algunas haciendas. En 1885 era ya Capitán de la Infantería y a finales Comandante Mayor. De ahí a Teniente y ya para 1894 el presidente Rafael Yglesias Castro (1894-1902) lo nombró Ministro de Guerra. En 1898 pasó al Ministerio de Hacienda, en 1902 y 1908 fue Diputado en el Congreso. En 1917 el entonces presidente Federico Tinoco Granados (1917-1919) lo designó Ministro de Fomento, cargo que dejó para asumir la Presidencia del Banco Internacional de Costa Rica en 1918.

Este pionero futbolista llegó a la Presidencia de la República el 20 de agosto de 1919 cuando el ex presidente Tinoco presentó su renuncia al Congreso. Juan Bautista Quirós ocupó la silla presidencial por 22 días, hasta el 2 de septiembre, día en que le entregó el poder al nuevo mandatario provisional, don Francisco Aguilar Barquero (1919-1920).

Continuó trabajando en la política nacional. Su último puesto fue en la directiva del Banco de Costa Rica. Después de varios días de enfermedad falleció el 7 de noviembre de 1934, a los 81 años de edad; pero su nombre, más allá de ocupar grandes cargos en el servicio público del Estado costarricense, también quedó grabado entre los iniciadores del balompié tico.

Juan Bautista Quirós retrato
Retrato del ex presidente Juan Bautista Quirós, quien fue uno de los pioneros del fútbol tico, trayéndolo de Inglaterra.

El mejor Limón de la historia

ASODELI peq GaitánLa temporada de 1981 se enmarca como la mejor dentro de la trayectoria del equipo Limón FC en sus diferentes facetas en la Primera División. Un equipo que enfrentó dificultades y que no estaba entre los pronósticos del protagonismo.

En 1980, la entonces Asociación Deportiva Limonense (ASODELI), había acabado en el antepenúltimo lugar. Asumió para el torneo de 1981 el técnico Leroy Lewis, quien se trazó como meta clasificar a la pentagonal final. Por ese tiempo, la máxima división la componían diez clubes que jugaban a tres vueltas. El mejor de los 27 encuentros era subcampeón y quedaba sembrado en una eventual final. Los primeros cinco avanzaban a una pentagonal, cuyo ganador disputaba la final con el que había quedado como líder de la primera fase.

Los caribeños comenzaron con el pie derecho al golear al Cartaginés 4-0 en el arranque mismo de la temporada. Jornada a jornada los buenos resultados se fueron gestando y el grupo cada vez más motivado se volvió protagonista del campeonato.

Al cierre de las tres vueltas, la lucha por el subcampeonato se enfrascó entre los caribeños y el Deportivo Saprissa. Los morados iban encaminados a ganar esta ronda, hasta que en la penúltima jornada, Saprissa empató en casa con el colero San Miguel (0-0) y Limonense derrotó al Municipal Puntarenas (1-0). Ahí se dio vuelta a la tabla.

En la última jornada, Saprissa cumplió al derrotar al cuadro puntarenense (4-2); pero la ASODELI no falló e hincó al Herediano en el Rosabal Cordero, 1 a 2, quitándoles por cierto a los florenses un invicto de 18 fechas.

En la clasificación, Limonense sumó 41 puntos y Saprissa 40. Los del Atlántico se proclamaban subcampeones por primera vez en la historia, con un rendimiento extraordinario del 75,9%.

LIM subcampeón 81
Celebración limonense en el Estadio Rosabal Cordero de Heredia al vencer al Herediano 1-2 y ganar las tres vueltas. Ese día cayó un invicto florense de 18 encuentros también.

De regreso a Puerto Limón, el tren expreso que se corrió se descarriló por la tarde en Cinco Esquinas de Tibás, como un anticipo de lo que vivirían los limonenses en la Pentagonal, donde ocuparon el último puesto con solo una victoria en ocho partidos. Los constantes viajes ida y vuelta para enfrentar a Saprissa, Herediano, Alajuelense y San Carlos, hicieron mella en el aspecto físico. Herediano ganó la Pentagonal y fue a la final en enero de 1982.

La serie por el título se pactó al mejor de 2 de 3 juegos y con taquillas compartidas. Si luego de dos partidos había empate en puntos y goles, habría un tercer choque en Alajuela. La fase decisiva inició en Heredia el miércoles 6 de enero de 1982, con triunfo rojiamarillo 4 a 1.

La vuelta se jugó en el Estadio Ricardo Saprissa frente a más de 12 mil aficionados. Los caribeños se lavaron la cara y vencieron al Herediano de Odir Jacques 2 a 1; pero no alcanzó en el global.

Limon_1981
La AD Limonense de 1981, bajo el mando de Leroy Lewis, logró un extraordinario rendimiento del 75,9% en la primera fase del campeonato.

A lo largo de la campaña, la AD Limonense sumó 37 partidos, ganó 20 encuentros, empató 7 y perdió 10, marcó 52 goles y recibió 45 tantos, para un rendimiento general del 63,5%. Los mejores anotadores caribeños fueron Howard Rooper y José “Tolé” Gordon con 10 tantos cada uno.

La nómina que más utilizó el DT Leroy Lewis la integraban: Gerardo Granja, Rodolfo Villalta, César Hines, Jorge “Pavas” Alfaro, Catalino Fonseca, Luis Forbes, José Contreras Tenorio, Guillermo “Pepillo” Fuller, Hershell Mcklean, Dennis Marshall, José “Tolé” Gordon, Winston Daley, Howard Rooper, Franklin Williams, Horacio Díaz Lucco y Delroy Coleman, entre otros.

Una gran campaña para el plantel, su DT y para la dirigencia de ese momento en la que sobresalió el señor Javier Walter. Lastimosamente no se pudo coronar lo hecho con la obtención del campeonato, no obstante, el Limón más dulce de la historia fue el de la temporada de 1981.

LIM 1981 subcampeón
AD Limonense subcampeón 1981.

El primer equipo de Puerto Limón en Primera División

Edificio Correo Limón 1920s
Edificio del Correo y Avenida Central de Limón en los años 1920s.

El fútbol en el Caribe costarricense tiene larga historia, aunque poco conocida. De hecho, un equipo limonense fue de los fundadores de la Liga Nacional (hoy Fedefútbol) en el lejano 1921.

Desde 1905 aparecen equipos debidamente fundados en Puerto Limón, como el Club Sport Limón y un par de años más tarde el Club Sport Limonense, por ejemplo.

Hoy nos vamos a ocupar del primer conjunto caribeño que jugó en la máxima categoría: La Sociedad Gimnástica Limonense.

Este cuadro del Atlántico aparece ya en 1920 disputando encuentros en San José frente al Club Sport La Libertad. Para esa época figura como Presidente el señor Eduardo Matamoros y don Antonio Jalet como Capitán General de la institución (lo que hoy equivale a entrenador).

A los caribeños les correspondió inaugurar el primer campeonato oficial del fútbol costarricense el domingo 3 de julio de 1921 ante el Club Sport La Libertad. El encuentro fue apretado y se decidió por un gol en favor de los libertos, en La Sabana.

La Sociedad Gimnástica Limonense disputó su primer compromiso en casa el domingo 17 de julio de 1921 en la Plaza de Limón, ubicada a ocho cuadras de la Estación de trenes en Puerto Limón. Por ese entonces los rivales debían viajar en tren al Caribe. El contrincante fue la Sociedad Gimnástica Española, en un duelo que inició a las 8:15 a.m. para evitar el calor limonense y devolverse en tren el mismo día; aunque en realidad lo que hubo fue un aguacero torrencial que cesó media hora antes, dejando el campo anegado. Al final, a pesar de la protesta españolista por el arbitraje, los caribeños se dejaron su primera victoria: 2 a 1.

Los clubes comenzaron a quejarse de la ida a Puerto Limón, pues si no querían llegar justo a la hora del partido, debían irse desde el día sábado, lo que generaba un costo mayor.

Algunos no se presentaron en Limón y los caribeños, a su vez, devolvieron la misma moneda.

Al final del campeonato, la Sociedad Gimnástica Limonense sumó 12 partidos, con 4 victorias y 8 derrotas, 15 goles anotados y 23 recibidos para 8 puntos en el sexto lugar.

Pedro Quirce UH 15 dic 1943 jugador
Pedro Quirce, de marca recia, fue jugador y capitán de la Sociedad Gimnástica Limonense en el torneo de 1921.

En ese cuadro limonense figuraban buenos futbolistas como Juan Gobán, Pedro “Gallego” Quirce (algunas veces Capitán) y Ricardo “Poeta” Bermúdez. El resto de la nómina la integraron Leopoldo Greenwood, Carlos Alfaro, Rafael Cerdas, Otilio Vaglio, Rafael Jovel, José Luis Campos, Juan Zúñiga, Fernando Streber, Clifford Wilson, Rándall Ferris (algunas veces Capitán), Ernesto Gómez, Antonio Jalet (Capitán General), Evaristo Solera, Atilio Albertazzi y Padre Breedy.

Para el año siguiente el club no se inscribió en la Primera División, siendo el torneo de 1921, el único que la Sociedad Gimnástica Limonense jugaría en la división mayor.

El club, que vestía amarillo y negro, continuó actuando en Limón y en partidos amistosos, pero fue perdiendo protagonismo frente a otras instituciones como el Barcelona Sport Club, hasta finalmente desaparecer a inicios de los años treinta.

Debieron pasar 43 años para el fútbol de Primera División regresara a la provincia de Limón, cuando fue admitido el Limón FC en el máximo circuito en 1964, aunque la Gimnástica Limonense fue la pionera.

Los ticos llevaron calidad al fútbol mexicano

butch-y-chespirito
“Butch” Muñoz fue entrenador del comediante mexicano Roberto Gómez Bolaños “Chespirito”.

Desde la década de 1930, los costarricenses comenzaron a llegar al fútbol de México, cuando aún el balompié azteca era incipiente, marcado por la calidad de los futbolistas extranjeros.

 

En las décadas de 1940, 1950 y 1960 especialmente, los jugadores ticos marcaron época en el país del mariachi, a punta de calidad técnica individual.

La era profesional del fútbol azteca inició en 1943 y desde entonces más de treinta  futbolistas de Costa Rica lograron actuar en el máximo circuito mexicano. Algunos de ellos se sintieron tan bien en esa tierra que incluso la adoptaron como segunda patria.

Entre los casos más destacados de quienes se quedaron a vivir en México, podemos citar a

edwin-cubero
Edwin Cubero toda una gloria con el Atlas.

Edwin Cubero en Guadalajara, ex militante del Atlas y del Puebla, José “Negro” Rivas en León, Leonel Boza y Ernesto Wright en Irapuato, Carlos Jiménez en Veracruz, Carlos “Chino” Lázcarez en Toluca, Rodolfo “Butch” Muñoz, Evaristo Murillo y Jorge Quesada en el Distrito Federal.

 

La calidad del futbolista costarricense era admirada en México, al punto de que varias de las mejores luminarias del balompié nacional mostraron sus mejores condiciones en canchas aztecas: José Antonio “Toño” Hütt, José Rafael “Fello” Meza, Carlos Alvarado, Hernán Cabalceta, Mario Murillo, Jaime Meza, Guido Matamoros, Ramón “Mon” Rodríguez, Jorge “Palmareño” Solís, Juan Ulloa, Mario “Catato” Cordero, por citar solo algunos ejemplos.

Con el paso de los años los que más permanecieron en el fútbol mexicano fueron Hernán Medford, Jafet Soto y Óscar Rojas. El otrora mercado azteca, apetecido por los ticos y por los mexicanos para nutrirse de las condiciones del futbolista costarricense, ha venido a menos en participación de costarricenses; pero en su época dorada es innegable que los jugadores ticos dictaron cátedra a los aztecas en su propia tierra y como vimos, varios de ellos se afincaron en la nación del tequila para siempre.

chino-lascarez
“Chino” Láscarez se quedó a vivir en Toluca.
fello-meza-atlante
“Fello” Meza brilló con el Atlante.
hernan-cabalceta
Hernán Cabalceta destacó con el América.

Cartaginés resurgió como el Ave Fénix y ganó su segundo campeonato de Primeras

    “Sabido es que el Cartaginés, como el Ave Fénix de la leyenda, surgió de sus cenizas…” se comentaba en los periódicos tras la obtención del segundo campeonato de Primera División por parte del equipo brumoso. Se cumplen ocho décadas de ese título y vale … Continúa leyendo Cartaginés resurgió como el Ave Fénix y ganó su segundo campeonato de Primeras

Campeón de Primeras cae ante equipo de canchas abiertas

herediano-escudoDe sorpresas está lleno el fútbol, de ahí que por eso sea el deporte más atrayente del mundo. Y sorpresa mayúscula se llevó el monarca de la Primera División al enfrentar a un equipo rural.

El Club Sport Herediano, flamante bicampeón del fútbol costarricense luego de los torneos de 1930 y 1931 decidió aceptar el reto del Club Sport Asturias de Puntarenas para jugar en la “Perla del Pacífico”, el domingo 28 de febrero de 1932.

Los heredianos viajaron al Pacífico en el tren del sábado. El Asturias era un equipo combativo del Puerto, recién fundado en 1931 por don Manuel Madriz. Para ese entonces ya había medido fuerzas ante otros equipos de la máxima categoría, aunque había caído.

 El Herediano llevó a su escuadra titular. El juego se programó para horas de la tarde y fue dedicado a la comunidad china radicada en Puntarenas. Ellos, a su vez, obsequiaron una copa de plata para el vencedor.

asturiasUna semana antes, el Barcelona de Limón derrotó 3-2 a los puntarenenses en un emocionante encuentro.

En el campo de “Las Playitas”, con buena arena, y bajo la conducción arbitral de Salvador González, los equipos alinearon así:

Asturias: Bernardo Vargas; Salvador Tabasch, Juan Diego Umaña, Luis Tercero, Joaquín “Guapo” Soto, J. Ramón Casares, Arcadio Apuy, Carlos M. Guevara, Antonio “Toño” Hütt, Miguel “Lito” Pérez y Pedro Bosques.

Herediano: Ismael “Melo” Quesada; Rodolfo Jones y Milton Valverde; Abel Sandoval, Santiago Bonilla y Joaquín Salazar; Braulio Morales, Carlos Rodríguez, “Manolo” Rodríguez y Francisco Fuentes. Hay certeza de que actuaron estos diez futbolistas.

Los porteños contaron con algunos refuerzos, puntarenenses que actuaban en la capital. “Toño” Hütt marcó el 1-0 y luego “Lito” Pérez el 2-0 con el que hirieron al Herediano y con el cual también acabó la primera parte.

Decididos a salvar el honor, los florenses descontaron a través del goleador Braulio Morales, 2 a 1; mas la victoria sería chuchequera con el segundo tanto personal de “Toño” Hütt para el 3 a 1 definitivo y la fiesta se decretó en Puntarenas. No era para menos, habían vencido al bicampeón nacional.

Por supuesto que los heredianos quedaron con la espinita y hubo revancha ese mismo año, en septiembre, ésta vez en la Plaza Flores de Heredia; pero el resultado sería el mismo: Herediano 1 Asturias 3. Todavía, a mediados de 1933, volvieron a jugar con resultado de empate 2 a 2.

El Herediano en esa época logró el tetracampeonato (1930, 1931, 1932 y 1933); pero el Asturias puntarenense se convirtió en la piedra en el zapato para los de la “Ciudad de las flores”.

Este equipo porteño, aunque con el paso de los años venido a menos, escribió páginas doradas en Puntarenas, cuando aún los equipos chuchequeros no participaban en los campeonatos federados.

herediano-1930-1931-1932-1933
El Herediano que ganó el tetracampeonato 1930, 1931, 1932 y 1933; pero que cayó ante el Asturias de Puntarenas.

Árbitro se disfraza de policía para salir de estadio

julio-cesar-soto-vestido-1971
El árbitro Julio César Soto París disfrazado de policía para salir de Heredia en 1971.

Un réferi del fútbol nacional debió uniformarse de policía para abandonar las instalaciones del Estadio Eladio Rosabal Cordero, como si fuera día de “Halloween”.

El domingo 24 de octubre de 1971, el juez Julio César Soto París, vio en riesgo su integridad física en un partido entre Herediano y Ramonense, correspondiente a la fecha 12 y que terminó en un zafarrancho mayúsculo. Ese día, los poetas actuaron como “locales” en Heredia, al menos en el papel.

La primera parte fue decisiva en cuanto a las anotaciones del duelo. Un autogol de “Calocha” Pérez al 2’ y los tantos de Jorge Di Palma (11’) y de “Toño” Morales (20’ de penal), le entregaron tres goles a los florenses. Por los poetas descontó Carlos Losilla al 32’. 3 a 1 para los rojiamarillos.

En el complemento, se jugaban 61 minutos cuando el juez Julio César Soto expulsó al herediano Jorge Di Palma. Esto provocó descontento, lanzamiento de objetos al engramado, reclamos airados, pleito entre futbolistas e invasión del público a la gramilla, entrando inicialmente por el sector Sur.

El juez Soto estaba en el centro del barullo; por lo que recibió golpes, atinando solo a responder

julio-cesar-soto-agredido-1971
Momento de la gresca en la que el juez Julio C. Soto fue agredido.

algunos y decimos que logró

responder algunos; porque también fue árbitro de boxeo en alguna época de su carrera y eso le sirvió para no quedar tan indefenso. Julio César, era hermano del también afamado silbatero Juan Soto París.

Controlada la “cámara húngara”, heredianos y ramonenses querían la reanudación de las acciones; pero el árbitro no aceptó.

Los ánimos caldeados generaban un ambiente de inseguridad para el trío arbitral compuesto por Soto, Eduardo Barrantes y Gilbert Arias. Resguardados por la policía, los jueces se retiraron del campo.

julio-c-soto-sacado-del-campo-1971
El árbitro Julio César Soto P. es retirado del campo, resguardado por un policía y el ex jugador y ex técnico florense Mario Murillo.

Ya en el camerino, y después de casi dos horas, se decidió que el árbitro central saliera vestido de policía para que pudiera abandonar seguro el Estadio Rosabal Cordero.

En efecto, Julio César Soto, se uniformó y salió campante en una radiopatrulla de la Guardia Civil, después de semejante espectáculo grotesco en Heredia, el cual fue presenciado dentro del escenario deportivo por 2.788 espectadores.

Ese 24 de octubre de 1971, Herediano alineó a Edmond Gladstone; Bolívar León, Plutarco Arias, Napoleón Masís y Álvaro McDonald; Álvaro Cascante y Antonio “Toño” Morales; Rafael Ángel Camacho, Guillermo Paniagua, Vicente Wanchope y Jorge Di Palma.

Por su parte, Ramonense a: Carlos “Chemín” Ramos; Rolando “Curro” Suárez, William Chaverri, Carlos “Calocha” Pérez y José Ángel “Chango” Ortíz; Víctor Pereira y Gerardo Nájera, Luis Calvo, Carlos Losilla, “Rata” Calderón y Jorge Luis “Naranjeño” Sánchez.

Esa misma semana, el Tribunal de Penas de la Federación, acordó que se jugaran luego los 29 minutos restantes del partido, suspender cinco partidos la cancha del Rosabal Cordero, sancionar con dos juegos a los florenses Di Palma, Camacho, Paniagua y Morales; con uno a los ramonenses Ramírez, Calvo, Losilla y Calderón; y con un año al directivo herediano Óscar “Cuico” Bejarano. En ese entonces, el Presidente del Herediano era Humberto “Beto” León.

Muchos años han pasado de aquel disfraz de policía que hizo pasar de incógnito al árbitro Julio César Soto París (1931-2012); pero que fue vital para que pudiera salir tranquilo del Estadio Eladio Rosabal Cordero de Heredia.

julio-cesar-soto-patrulla-1971
Julio César Soto París, con traje de policía, salió del Estadio Rosabal Cordero sin problemas, a bordo de una radiopatrulla en 1971.