Pistola salva a árbitro en medio partido Herediano-Alajuelense

Corría el año de 1923, se disputaba apenas el tercer campeonato de Primeras en el fútbol costarricense y en un duelo interprovincial entre el Club Sport Herediano y la Liga Deportiva Alajuelense, ocurriría un hecho sin par en el balompié tico, pues un arma salvó en pleno partido a un árbitro de ser agredido.

Hoy lo acontecido el domingo 10 de junio de 1923, causa asombro y al mismo tiempo genera hasta cierta comicidad; pero en ese momento, fue algo sumamente serio.

En el campo de San Francisco de Heredia, el equipo local recibió a los alajuelenses, en un partido tenso desde el silbatazo inicial del árbitro Egon Holst, pues una semana antes; aunque en Segundas, estos dos mismos adversarios habían tenido un encuentro que acabó con muchos roces.

Holst tenía 30 años de edad para ese entoces y hacía algún tiempo había jugado como “back” izquierdo para el Club Sport La Libertad. Ahora, en calidad de réferi, tendría el susto de su vida.

La primera parte fue ríspida y no generó goles. En el complemento, Herediano tomó la ventaja en el marcador, pero luego se vio empatado con un tanto de los erizos.

A 7 minutos del final, Alajuelense marcó el segundo gol, a través de Israel Gutiérrez. Esta anotación generó serios reclamos por parte de los florenses aduciendo “off side”. El juez Holst, no tenía clara la acción, por lo que decidió consultarle al señor Otto Hütt, juez de gol (árbitro que se colocaba en las porterías) sobre el polémico tanto.

Hütt dijo: “Hubo gol”, por lo que se concedió el tanto que sería prácticamente el de la victoria para la Liga. Fue ahí cuando estalló la bronca.

Los reclamos airados de Eladio Rosabal Cordero, alimentaron a una turba enfurecida que invadió el campo de juego para atacar al árbitro Holst. Ante la amenaza evidente, don Egon se vio obligado a sacar su pistola y amenazar con matar para defenderse.

La afición herediana agredió con sillas, palos y golpes a los jugadores alajuelenses, quedando tendido en el campo Francisco Rosabal y heridos Eriberto Chavarría e Isaac Solano. Otros debieron correr por los potreros aledaños para escapar.

El Comandante de la Policía de Heredia le comunicó al Secretario de Seguridad Pública que en ese bochinche participaron no menos de 400 personas.

Días más tarde en sesión extraordinaria de la Liga Nacional, se acordó suspender por un año al herediano Otoniel Martínez, que había sido expulsado por improperios al árbitro durante el segundo tiempo y por 9 meses a Eladio Rosabal Cordero. Además, se multó al CS Herediano con 50 colones.

Así, pistola en mano, aunque hoy suene increíble, el árbitro Egon Holst se salvó de una paliza segura al conceder un gol que parecía legítimo en favor de Alajuelense.

Egon Holst fue árbitro y también jugador del CS La Libertad. Falleció en 1981.
Egon Holst fue árbitro y también jugador del CS La Libertad. Falleció en 1981.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s