Técnico costarricense tumba a golpes a árbitro en México

Noqueado. Así acabó el árbitro guatemalteco Rómulo Estrada por parte del director técnico herediano Mario Murillo en el Torneo de Clubes Campeones de la Concacaf.

La historia se remonta al domingo 29 de abril de 1962, en el partido entre las Chivas de Guadalajara y el Club Sport Herediano, efectuado en el Estadio Jalisco; por cierto la primera participación de los rojiamarillos en la Concacaf.

El partido comenzó accidentado pues el arquero florense Hernán Alvarado se luxó el hombro apenas al minuto 5, teniendo que salir del campo y dándole lugar al extremo derecho William Carpio, quien debió colocarse los guantes.

Con esa seria condicionante, los aztecas se lanzaron sobre el arco del improvisado portero costarricense sin poder anotar. El partido continuó con acciones ríspidas, entre ellas, la que generó la expulsión del nacional Óscar “Cuico” Bejarano y el mexicano Sevilla, por parte del árbitro de Guatemala, Rómulo Estrada.

El entrenador del Herediano, Mario Murillo, molesto con la labor del guatemalteco, ingresó al campo de juego, no precisamente con muy buenas intenciones cuando se jugaban 83 minutos de partido.

En su crónica del encuentro, el reportero mexicano Aurelio Cortés Díaz del diario “Occidental” de Jalisco escribió: “… los ticos dicen que el colegiado golpeó a Pantoja pero lo cierto es que los noventa kilos de Mario Murillo, como una catapulta, se lanzaron contra el flaquirucho chapín y en tanto que canta un gallo, lo dejaron noqueado… Se suspendió el encuentro durante 7 minutos, hubo muchas discusiones; entraron los enfermeros a ‘resucitar’ al árbitro y al final, con guardias de ‘honor’ salió Mario de la cancha y también lo tuvo que acompañar Bejarano con Sevilla. ”

Los rojiamarillos esa vez formaron con Hernán Alvarado, Álvaro Cháves, “Manelo” Villalobos y Álvaro McDonald; Carlos Marín, Carlos Pantoja, William Carpio, Manrique Quesada, Oscar “Cuico” Bejarano, Edgar Quesada y Juan Garita.

Por su parte de los rojiblancos lo hicieron con el “Tubo” Gómez; “Niño” Cuéllar, Sevilla, “Jamaicón” Villegas, “Pancho” Flores, Jasso, Francisco Jara, “Chava” Reyes, “Mellone” Gutiérrez, “Sabas” Ponce y Javier “Cabo” Valdivia, bajo la dirección de Javier de la Torre.

Al final, la victoria fue para el Guadalajara 2 a 0 con los goles de Salvador “Chava” Reyes; pero este partido de la Concacaf, tuvo más atención debido a la excelente actuación del meta improvisado Carpio y la noqueada al árbitro chapín.

Don Mario Murillo, fallecido en el 2012 y quien se caracterizó toda la vida por ser un herediano furibundo, demostró esa vez que era un hombre de armas tomar.

La nota positiva fue que el premio que tenían destinado los mexicanos para el mejor jugador suyo en el campo, se lo terminaron dando al nacional William Carpio por su extraordinaria, aunque imprevista, actuación en el arco.

El Herediano de 1962 que participó por primera en el Campeonato de Clubes Campeones de la Concacaf.
El Herediano de 1962 que participó por primera vez en el Campeonato de Clubes Campeones de la Concacaf.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s