Mes: noviembre 2015

CS Cartaginés hizo puré al América de México

Uno de los triunfos más importantes que ha obtenido en sus más de cien años el Club Sport Cartaginés, fue cuando goleó al América mexicano, en partido jugado en nuestra capital.

El hecho se remonta al domingo 30 de junio de 1940 en el Estadio Nacional de La Sabana, cuando las “Águilas” volaron a Costa Rica para una temporada de carácter internacional. El América para ese entonces poseía cuatro títulos de Primera División azteca y una Copa de México. A nuestro país arribaron por vía aérea la mañana del sábado 29 de junio de 1940, provenientes de Veracruz y San Salvador. Hacía nueve años que un club azteca no se presentaba en canchas ticas.

América en 1940 NOV 26 jun 1940~2
El Club América de México en 1940, año en que visitó Costa Rica por primera vez.

El partido fue dedicado al Presidente de la República, doctor Rafael Ángel Calderón Guardia. El preliminar lo jugaron el Saprissa y una división menor del Cartaginés. Los boletos se vendieron en ₡5 sombra y ₡2 en sol. La transmisión de radio fue de La Voz de la Víctor, con el patrocinio de la Tabacalera Costarricense. Retransmitieron la señal: Estación X, Alma Tica, la Nueva Alma Tica y La Voz del Trópico.

Al equipo de la Vieja Metrópoli lo dirigía el coronel Raúl Pacheco; aunque en los últimos días tuvo un par de prácticas a la orden del “Mago del Balón”, Alejandro Morera.

Hugo Zúñiga CSC 1 jul 1940 NOV~2
El arquero Hugo Zúñiga, encargado de defender la portería del CS Cartaginés ante el América de México en 1940.

Los blanquiazules, reforzados, formaron con Hugo Zúñiga en la puerta; Álvaro Bonilla y Napoleón “Polón” Aguilar en defensa; Carlos Chinchilla, Jorge “Lalo” Rojas y Gregorio “Goyo” Morales en la zona media; mientras Alfonso Arnáez, Hernán Cabalceta, José Rafael “Fello” Meza, José Antonio “Chino” Achoy (luego entró José Luis “Chime” Rojas) y José “Cuco” Marín, conformaron la línea de ataque.

Los americanistas por su parte utilizaron a: Miguel Garfias en el arco; Armando “Negro” Frank y Daniel Gómez como zagueros; José Rosas, Alfredo “El Viejo” Sánchez y Alfredo Álvarez en el mediocampo; José López Herranz, Leopoldo Proal, Octavio Vial, Enrique Ostos y Manuel “Mariachi” Romero en delantera, bajo la tutela del entrenador Rafael Garza Gutiérrez.

Con lleno en las gradas de La Sabana, el América ganó la rifa de canchas, escogiendo atacar primero de Este a Oeste. El árbitro Jorge Hernández comenzó el choque a las 10 de la mañana.

No hubo que esperar mucho para que se gestara el primer gol brumoso, obra de Hernán Cabalceta en apenas 5 minutos. Dos minutos después, el “Maestro Fello” Meza marcaba el 2-0. Alfonso Arnaéz señaló el 3-0 de los brumosos.

Fello Meza jugador
El Maestro “Fello” Meza le anotó tres goles al América mexicano en 1940.

Al cierre de la primera parte, el portero mexicano Garfias le desvió un tiro de penal a “Fello” Meza; pero una vez ejecutado el “corner”, “Fello” marcó el 4-0 sobre los 44 minutos.

En el segundo tiempo, Octavio Vial descontó para el conjunto azteca, 4 a 1 al 57’; pero el mejor juego de los cartagineses, les deparó el 5 a 1 de Arnáez al 75’ y el 6 a 1 con un tiro libre de José Rafael “Fello” Meza, que ese día se fue de triplete. Armando “Negro” Frank en este lapso erró un lanzamiento desde los once metros para los mexicanos.

Llegó el pitazo final y el Presidente Calderón Guardia bajó de su palco en el estadio y entregó una copa de plata al Cartaginés por el gran triunfo conseguido. A las 9 pm hubo baile en los salones del club en Cartago, con la orquesta de salón del maestro Ricardo Rojas M. Se cobró una cuota para socios de ₡1.25 y de ₡2.50 para no socios.

Como dato curioso, los aztecas no sólo jugaron fútbol en San José; ya que Ostos y Vial aprovecharon para efectuar partidos de Pelota Vasca en el conocido Frontón Jai Alai, frente a rivales costarricenses.

De esta manera, el conjunto de la “Muy Noble y Leal” Ciudad de Cartago se embolsó una victoria que quedaría en la historia como una de las más amplias en choques ante escuadras foráneas; aunque irónicamente, poco conocida.

CSC 6 AME 1 30 jun 1940 DCRC~2
Imágenes de la goleada del CS Cartaginés 6 a 1 sobre el América mexicano, con lleno en el Estadio Nacional de La Sabana en junio de 1940.
Anuncios

Primer futbolista tico que pidió sueldo fue castigado un año

Querer ser remunerado por su juego en la cancha, le costó ser sancionado un año al primer jugador que buscó ser retribuido económicamente en el fútbol costarricense.

En 1933, doce años después de que la Primera División viera la luz, se originó el primer intento serio de un futbolista nacional por querer “vivir del fútbol” en nuestro país. Dicha iniciativa generó mucha polémica.

Semejante “atrevimiento” vino de un jugador de la Sociedad Gimnástica Española, su nombre: Fausto Argüello Montero, quien se desempeñaba como medio.

Fausto Argüello CSL 1936
Fausto Argüello, al centro, en la fila del medio, solicitó salario por jugar el Campeonato de 1933 a su club la Sociedad Gimnástica Española. La Fotografía es de 1936 con varios compañeros del CS La Libertad.

En los años veinte había jugado con el Liceo de Costa Rica en la cancha de Plaza González Víquez, de ahí pasó al equipo españolista, con el que debutó en la máxima categoría el domingo 29 de julio de 1929 ante el Herediano, con victoria de los josefinos 2 a 0. Rápidamente se convirtió en el capitán de los rojiblancos.

Para 1930, Argüello fue convocado a la Selección Nacional que obtuvo la medalla de plata en el fútbol de los Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe en La Habana, Cuba. Ahí actuó en tres oportunidades con el suéter de la Tricolor.

Convertido en todo un titular en la media de la Gimnástica Española, Fausto le solicitó a su club un sueldo por jugar el campeonato de 1933, algo inconcebible en el fútbol tico de los años treinta. En ese tiempo solo se aceptaba el balompié amateur y se prohibía a las organizaciones pagar a sus jugadores.

El club gimnástico cursó carta a la Federación Deportiva comentando la solicitud de su futbolista. Siendo visto el informe, la Federación procedió a suspender al jugador por un año.

Posteriormente la Gimnástica ordenó retirar esa carta y sus conceptos, entonces la Federación levantó el castigo impuesto, acordando amonestar a la Gimnástica Española “por falta de seriedad”. Todo esto no sin antes acaloradas discusiones, por cuanto el acta, donde el equipo informó al ente federativo del pedido del jugador, supuestamente desapareció.

Y como nadie es profeta en su tierra, Argüello vio su sueño cumplido de ser profesional no en Costa Rica, sino en las Antillas al marcharse a jugar en Cuba con el Fortuna. Al regreso se vinculó al Club Sport La Libertad, club en el que militó varios años siendo campeón nacional en 1934 y 1942. También actuó en los Estados Unidos donde formó parte del Galicia FC y el Hispano FC, ambos de Nueva York. Además, como refuerzo de varios equipos, tuvo la oportunidad de mostrar sus condiciones en todo el continente.

Fausto Argüello se retiró en 1943, luego fue árbitro y en 1983 fue incorporado a la Galería del Deporte Costarricense. Este mediocampista tuvo la decisión de pedir un sueldo, aunque la respuesta fue más bien un castigo.

Fausto Argüello en 1930
Fausto Argüello en 1930 cuando fue convocado a la Selección Nacional.

Les metieron 28 goles en un fin de semana

Como dicen, en el fútbol se gana, se empata y se pierde, y aunque a veces las formas importan poco, nadie puede negar que ser goleado ha sido siempre digno de sonrojarse al salir del campo, sino que lo diga la Sociedad Gimnástica Española en 1927.

El trágico fin de semana para los gimnásticos ocurrió el domingo 11 de septiembre de 1927, cuando los rivales que tuvo en Primeras, Segundas y Terceras no tuvieron piedad alguna de los josefinos.

La debacle de los rojiblancos comenzó en Tercera División, cuando sucumbieron, como visitantes, 10 a 1 ante el Santa Lucía, resultando verdugo el debutante Miguel “Botellitas” Jiménez, quien marcó varios goles ese día.

En Segundas, la Gimnástica Española recibió en su campo de La Sabana, a la Asociación de Santo Domingo. Un 2 a 2 en el primer tiempo, indicaba acciones parejas; pero en el segundo tiempo un lesionado y un expulsado para los españolistas los debilitó al punto que los domingueños les endosaron 9 goles para el escandaloso 2 a 11. La portería del meta Girón, acabó echa “jirones” a costa de los heredianos.

Y vino la contienda de Primera División. El derby josefino, entre la Sociedad Gimnástica Española y el Club Sport La Libertad, en el Estadio Nacional de La Sabana.

Sin embargo, la tercera no sería la vencida, y de nuevo un marcador elevado en contra de los gimnásticos redondeó su mal fin de semana. De la mano de Salvador “Papas” Tabasch, quien ese día señaló 4 goles, La Libertad venció 7 a 1 a los “ibéricos”, a pesar de los esfuerzos de su guardameta, Ricardo “Manchado” González.

En la sumatoria de ese domingo oscuro, la Gimnástica Española se llevó 10 goles en Tercera, 11 en Segunda y finalmente 7 en Primera, para un total de 28 goles recibidos, contra solo 4 anotados.

Esa vez las porterías de los josefinos estuvieron abiertas de par en par, en un hecho sin parangón en el fútbol nacional.

CSL 3 SGE 1 Amistoso 27 oct 1929 LNP 28 oct~2
La Sociedad Gimnástica Española y el Club Sport La Libertad en el Estadio Nacional de La Sabana. La fotografía es de 1929.

Cartaginés queda fuera del Torneo de Copa por no jugar tiempos extras

El no querer disputar tiempos extras le costó la eliminación al Club Sport Cartaginés en la primera edición del Torneo de Copa, jugada en 1925.

La cita tuvo lugar el domingo 3 de mayo de ese año, en el Estadio Nacional. El rival de los brumosos fue la Sociedad Gimnástica Española.

El cotejo se pactó a dos tiempos de 40 minutos cada uno. Rifadas las canchas, ganó el Cartaginés que escogió la portería Oeste para comenzar. Al ser las 10:20 am, el juez Charles White, dio el silbatazo inicial, siendo el gimnástico Gastón Michaud el primer jugador en tocar un balón en lo que a torneos de copa se refiere en Costa Rica.

CSC escudo 2
El Club Sport Cartaginés fue el equipo que inauguró los Torneos de Copa en Costa Rica, con un juego ante la Sociedad Gimnástica Española, en 1925.

Apenas a los 30 segundos, un pase de Salomón Brenes acabó en gol cuando Bernardo Ramírez lo aprovechó para derrotar al guardameta Sasso.

La Gimnástica Española emparejó las cifras al minuto 26, con tanto de José López, tras asistencia de Michaud.

Ni blanquiazules ni rojiblancos lograron más tantos en el resto del compromiso; por lo que se hizo necesario jugar dos tiempos extras, de 15 minutos cada uno, para definir cuál de los dos equipos avanzaba a la segunda ronda. Las acciones del partido fueron equiparadas, rematando a marco 12 veces los cartagineses y 10 los españolistas.

Los muchachos de la Vieja Metrópoli estuvieron disconformes con el actuar del central White y decidieron no disputar el alargue, dándole así automáticamente la clasificación a los josefinos.

Este primer partido en la historia del Torneo de Copa costarricense fue presenciado por unas 700 personas. Se cobró ₡1 en tribuna principal, ₡0.50 en gradería general y ₡2 por vehículo ingresado a La Sabana.

Este primer torneo, llevó el nombre de Copa Benguria, ya que el trofeo fue donado por el doctor Adolfo Benguria, médico boliviano.

Copa Benguria  1925
Éste fue el trofeo del primer Torneo de Copa en Costa Rica, la Copa Benguria de 1925.

Los equipos formaron así:

CSC (azul y blanco): Miguel A. Mejía; Abel Aguilar y Jesús Arias; Ramón Aguilar, Lorenzo Arias y Rafael Ángel Alvarado; Bernardo Ramírez, Ignacio Mora, Eduardo Gené, Reinaldo Coto y Salomón Brenes.

SGE (blanco y rojo): Abraham Sasso; General Jiménez y Raúl Guzmán; Daniel Gallegos, Héctor Albertazzi y Atilio Albertazzi; José Joaquín “Colleya” Fonseca, Álvaro Castro, Gastón Michaud, José López y Álvaro Goicoechea.

Costa Rica le propina a Panamá la peor derrota de su historia

La más nefasta de las pérdidas de su historia sufrió Panamá a manos de la Selección de Costa Rica, la primera vez que ambas escuadras se enfrentaron en un campo de fútbol, con motivo de los Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe, en la capital canalera durante 1938.

El juego acaeció el miércoles 16 de febrero de 1938, en el Estadio Nacional de Ciudad de Panamá. El partido revirtió gran interés por ver a los costarricenses que eran favoritos y además habían goleado 7 a 0 a El Salvador, en su primera presentación, al tiempo que Panamá venía de vencer a Venezuela 2 a 1, en lo que fue su primer partido de carácter internacional.

Costa Rica y Panamá se enfrentan desde 1938, cuando lo hicieron por primera vez en suelo canalero.
Costa Rica y Panamá se enfrentan desde 1938, cuando lo hicieron por primera vez en suelo canalero.

La cita se pactó a las 8:30 de la mañana, con la presencia de 20 mil aficionados. El arbitraje estuvo a cargo del sudamericano Luis Alberto Mirabal de Uruguay.

El técnico nacional era Ricardo Saprissa, quien convocó a lo mejor del momento en el torneo local más jugadores legionarios.

Bajo el mando de Saprissa y su sistema de 1-2-3-5, Costa Rica, alineó con: Mario Jones; Milton Valverde y Enrique Lizano; Jesús “Chiseta” Rojas, Santiago Bonilla y Abel Sandoval; Guido Matamoros, Alfredo “Chato” Piedra, Hernán Bolaños, Alejandro Morera y Antonio “Toño” Hütt.

Los panameños, dirigidos por el uruguayo Romeo Parravicini, lo hicieron con: Clark, Ospino, Davis, Ríos, Tapia, Amoya, Neville, Prado, Anderson, Mahoney y Alzamora.

La primera Selección de Panamá, que fue vapuleada por Costa Rica en 1938.
La primera Selección de Panamá, que fue vapuleada por Costa Rica en 1938.

Apenas a los 7 minutos “Toño” Hütt ya tenía el “score” 0-1 en favor de los nuestros. Dos acometidas de Hernán Bolaños señalaban el 0-2 y el 0-3 en apenas 15 minutos. “Chato” Piedra al 17’ con el 0-4. Bolaños de cabeza al 23’ con el 0-5. Al 30’ llegó el tanto de Morera para el 0-6. “Chato” Piedra al 33’ con el 0-7, Morera señaló el 0-8 y Bolaños al 43’ el 0-9, con el que finalizó el primer tiempo.

La superioridad costarricense era notoria en todo sentido, en manejo de pelota, en combinaciones, en roce internacional, vaya decir, en calidad. Bajando el tren de juego, en el complemento, la Tricolor solo pudo anotar dos tantos más, obra de Hernán Bolaños y Alejandro Morera, para el imponente 0-11.

La Selección de Costa Rica en 1938, cuando compitió en los Centroamericanos y del Caribe en Panamá.
La Selección de Costa Rica en 1938, cuando compitió en los Centroamericanos y del Caribe en Panamá.

Durante las justas, unos 820 turistas costarricenses hicieron el viaje a Panamá. La compañía “Aerovías Nacionales” cobraba 50 dólares por el viaje a la “Tierra del Canal”.

El abultado 11-0, marcador digno de un partido de béisbol, sigue siendo la peor derrota de los panameños en su historia futbolística, teniendo como verdugo al delantero Hernán Bolaños quien se encargó de endosarles 5 de los 11 tantos ese día.

El marcador publicado por la prensa escrita tras la contundente victoria tica de 11 a 0 sobre los canaleros en 1938.
El marcador publicado por la prensa escrita tras la contundente victoria tica de 11 a 0 sobre los canaleros en 1938.

Estos eran tiempos donde Costa Rica se daba cuatro gustos goleando a cuanto rival de Centroamérica y el Caribe se le pusiera por delante y donde el único adversario en serio era México, con el cual se protagonizaban partidos muy disputados.

Carta de Alejandro Morera a su papá tras la llegada a Barcelona

Alejandro Morera Soto, el “Mago del Balón”, recogió en una carta a su padre, Juan Morera, sus primeros días en suelo catalán en 1933, lugar al que llegó con 23 años y donde vivió una experiencia única al fichar con el Barcelona FC, a pesar del interés inicial del Espanyol de la misma ciudad. Les comparto un fragmento amplio de dicha carta:

“Barcelona, 26 de marzo de 1933.

Querido papá: Hubiera querido escribirte antes, pero me fue imposible, debido a que desde mi llegada no he dado más que vueltas para poder quedarme en un solo lugar. Extrañados deben estar de no recibir noticias mías de esta inmensa Barcelona, pero tengan un poco de paciencia, que aquí les envío esta misiva llena de todo el cariño que les tengo…

Lo primero que paso a contarles es que antes de mi arribo ya el CLUB SPORTIVO ESPAÑOL, tenía noticias del suceso mediante el cariñoso amigo Saprissa, pues poco antes de tocar Cádiz recibí de él un cablegrama preguntándome dónde iba a desembarcar.

A mi llegada a Barcelona, fui recibido por un director del ESPAÑOL, señor Caniellas; hombre muy amable, quien desde ese momento me ofreció un chalet de dicho club en donde se encuentran hospedados los jugadores de este centro.

…El club se compromete a pagarme el tiempo que necesite para hacerme español, sin perder mi nacionalidad y desde que se firme el contrato, la suma de 25 duros o sean 125 pesetas semanales, que constituye mi sueldo completamente libre. Además, el club cubrirá los gastos de comida y lavado de ropa.

Alejandro Morera Soto llegó a España en 1933. El futbolista brilló con el FC Barcelona entre 1933 y 1936.
Alejandro Morera Soto llegó a España en 1933. El futbolista brilló con el FC Barcelona entre 1933 y 1935.

En el momento de firmar este contrato… dicho club entregará a nuestro representante consular la suma de 8.000 pesetas por la ficha o firma mía. Si llegara el caso de hacerme español antes de tres meses que hemos fijado para ello, el señor Cónsul me entregará la suma convenida… (Todo esto, porque sin nacionalidad española no puedo actuar en el campeonato superior).

De tal manera, que desde este momento gano un sueldo de 500 pesetas mensuales, sin preocuparme de nada. Haré todo lo posible por economizar… En cuanto a mi salud, le informo que es muy buena. En este lugar se pasa la vida agradablemente… la comida es agradable y los compañeros gentilísimos…

Después de cinco días de permanencia en Barcelona, fui a Valencia… tuve ocasión de asistir a los festejos tradicionales de Las Fallas. Es una fiesta novedosa, suave, que regocija por su sabor genuinamente típico.

En cuanto a fútbol, aquí me tienen entrenándome para hacer mi debut dentro de pocos días… En abril iré, si Dios quiere, a Madrid, y posiblemente hasta juegue en la populosa capital española… Tenemos que llevar una vida muy seria y si no fuera así, Ud. sabe bien que acostumbro portarme con ejemplar corrección. Esto de ser profesional en fútbol es más serio de lo que yo me imaginaba.

Aquí lo cuidan a uno demasiado, con fineza singular y atención esmerada. Lo que sí quiero es que cada ocho días me escriban, para tener noticias de todos. Hace ya más de un mes y medio que salí de Costa Rica y nadie se ha acordado de enviarme siquiera una línea…

Salúdeme a Ovidio Gómez, y dígale que no sea tan perezoso; que me escriba a menudo. Para Ud, querido papá, para mamá, adorada mamá y para todos, un abrazo efusivo y cordial de quien nunca los olvida y quiere… ALEJANDRO.”

Morera luego fichó por el Barcelona, con un salario mensual de 700 pesetas y una ficha de 10.000 pesetas. Sobre el cambio de club hay diversas versiones, de ese detalle nos encargaremos en otra Historia del Fútbol Tico.

Remate de Alejandro Morera Soto actuando en España con el equipo catalán.
Remate de Alejandro Morera Soto actuando en España con el equipo catalán.

Los $40.000 que nunca llegaron del Albacete al Cartaginés

“Cartago, ciudad de misterio y de leyenda, bella ciudad que se mira siempre a través del velo gris de las nieblas que sobre ella extiende solícito el Volcán Irazú…” rezaba un bello poema allá por 1925 y vaya que hubo nieblas luego del Mundial Italia 1990, el primero al que asistió Costa Rica.

El Club Sport Cartaginés tuvo presencia en ese debut mundialista de nuestro país en Copas del Mundo, con tres representantes: Luis Gabelo Conejo, Héctor Marchena y Róger “El Policía” Gómez.

Después del bien recordado “Verano italiano”, las ofertas por jugadores costarricenses comenzaron a surgir. Podríamos decir que ahí nació, en tiempos modernos, la exportación de jugadores ticos a Europa.

En 1990, el Club Sport Cartaginés se vio afectado con la venta del arquero Luis Gabelo Conejo al Albacete español, pues el dinero nunca llegó a la Vieja Metrópoli.
En 1990, el Club Sport Cartaginés se vio afectado con la venta del arquero Luis Gabelo Conejo al Albacete español, pues el dinero nunca llegó a la Vieja Metrópoli.

Apareció la figura de un intermediario argentino, de nombre Eduardo Petrini Riesgo, representante de la firma ítalo-yugoslava, Tomarex, quien fungió de enlace entre el equipo español Albacete Balompié y el arquero Gabelo Conejo.

Materializado el interés y posterior firma de los ibéricos con el meta tico, el Cartaginés se iba a resarcir económicamente con el traspaso del guardavallas ramonense. Eran unos jugosos $40.000, que hoy día siguen siendo un dinero importante, pues con mucha más razón hace 25 años.

No obstante, el cuento de hadas comenzó a aterrizar cuando el propio Gabelo constató que las aspiraciones del Albacete no eran las que el argentino le había prometido al inicio (que era un club que iba por el ascenso), sino más bien era un equipo sin tales objetivos en ese momento, lo que causó molestia en Conejo.

Luis Gabelo Conejo durante su paso por el Albacete de España.
Luis Gabelo Conejo durante su paso por el Albacete de España.

Sin embargo, lo peor estaba por venir cuando Cartaginés, bajo la presidencia del doctor Gerardo Meza Cordero, inició las gestiones de cobro al equipo manchego, casi toda una odisea. En Albacete aseguraban que ya el dinero había sido cancelado; pero en las cuentas del club papero no había ni medio “penny”, mientras Petrini Riesgo, casi desaparecido, indicaba que pronto vendría al país.

Entre una larga y una corta, viendo que el intermediario sudamericano no cumplía, comenzaron las gestiones legales del equipo brumoso con los abogados José Luis Rodríguez Solano, Walter Acuña Navarro y Belisario Solano Solano, con la participación del mencionado jerarca Dr. Meza.

En enero de 1991, “El Puma” Rodríguez, en calidad de abogado del Cartaginés, viajó a España donde levantó documentación y constató que efectivamente el Albacete desembolsó los $40.000, los cuales en realidad fueron cobrados por Eduardo Petrini en nombre del equipo costarricense.

Como el argentino no venía al país, cual si fuese tragado de la faz de la tierra, se interpuso una denuncia penal. El entonces Juzgado de Instrucción de Cartago, emitió una orden de captura contra el suramericano, valiéndose de la Interpol, al estar fuera del país.

Luis Gabelo Conejo y el intermediario argentino, Eduardo Petrini en 1990, durante una visita al país. El argentino nunca apareció con los $40.000 del CS Cartaginés. Foto: La Nación.
Luis Gabelo Conejo y el intermediario argentino, Eduardo Petrini en 1990, durante una visita al país. El argentino nunca apareció con los $40.000 del CS Cartaginés. Foto: La Nación.

El tiempo pasó, Eduardo Petrini Riesgo (ya en el apellido indicaba mucho), no apareció ni volvió más a nuestro país, la causa prescribió y los $40.000 nunca llegaron a las arcas al Club Sport Cartaginés.