Equipo le presta dos futbolistas al rival para evitar jugar contra nueve

Aunque hoy sería un hecho inconcebible y además, no permitido, en una ocasión Alajuelense no quiso enfrentar a un contrincante diezmado y por lo mismo, mejor, le prestó dos jugadores suyos para que el rival completara el once titular.

La llamativa situación se presentó el domingo 22 de octubre de 1922, en una contienda correspondiente a la Segunda División de ese año, entre la Liga Deportiva Alajuelense y el Club Sport La Libertad.

El compromiso se pactó para las 12:30 mediodía, en la Plaza Iglesias de la “Ciudad de los Mangos”, con el arbitraje del alajuelense Jorge Luis Solera, futbolista de la Primera División liguista.

Al entrar al campo, los blancos (Alajuelense) lo hicieron completos; pero no así los blanquinegros (La Libertad) pues solo habían viajado con el portero y ocho jugadores de campo.

Con la venia del capitán manudo en ese partido, Francisco Rosabal, se produjo el singular hecho de prestarles a los josefinos, los alajuelenses Rodolfo Castaing e Israel Gutiérrez para jugar once contra once.

Entonces, los manudos actuaron con Reinaldo Ulloa, Alberto Porras, Rafael Guzmán, Gilberto López, Francisco Solé, Francisco Rosabal (Cap.), Carlos Torres, Ovidio Salazar, Jesús Villalobos, Jesús Mora y Julio Solera.

Mientras tanto los libertos, invictos en el certamen, con Mariano Tovar, Mayid Barzuna, Eduardo Garnier, Claudio Mora (Cap.), Julio Le Roy, Miguel Montero, Carlos Luis Rojas, Juan María Marchena y los liguistas Rodolfo Castaing e Israel Gutiérrez.

Israel Gutiérrez, arriba al extremo izquierdo, fue uno de los dos jugadores que LDA le prestó a La Libertad para que no jugase con 9, el 22 de octubre de 1922, en partido de Segunda División.
Israel Gutiérrez, arriba al extremo izquierdo, fue uno de los dos jugadores que LDA le prestó a La Libertad para que no jugase con 9, el 22 de octubre de 1922, en partido de Segunda División.

El choque fue parejo no solo en cuanto a cantidad de jugadores sino también en acciones, y se definió en favor de Alajuelense en el segundo tiempo con un gol de Jesús Mora.

Por la particular condición, el partido fue invalidado y le tocó a La Libertad volver a Alajuela, ésta vez lo hicieron completos y se llevaron el triunfo 0 a 2, el domingo 19 de noviembre de 1922; por lo que el “favor” manudo le salió caro al perder el segundo encuentro; ya que contra nueve se podía jugar perfectamente haciendo válida la contienda.

Un mes más tarde, los de San José se proclamaron campeones en una lucha apretada con el Club Sport Plaza Víquez que, por cierto, fue el único equipo que venció a los decanos a lo largo del campeonato; por lo que esos dos puntos recuperados en la tierra de Juan Santamaría, resultaron claves en la definición del título. Alajuelense también cumplió un buen papel en el certamen, pues de principio a fin estuvo peleando en la punta; aunque al final tuvo que conformarse con el cuarto lugar.

Sin embargo, el que la Liga les cediera a dos miembros de su planilla a La Libertad, es una acción de deportivismo que vale resaltar y por eso ocupa un espacio en nuestro anecdotario de curiosidades del balompié nacional.

en el Torneo de Segundas Divisiones de 1922, Liga Deportiva Alajuelense ocupó el cuarto lugar.
En el Torneo de Segundas Divisiones de 1922, la Liga Deportiva Alajuelense ocupó el cuarto lugar.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s