El viaje más atropellado de la Tricolor al Caribe

Viajar el mismo día del partido a Curazao le costó a la Selección Nacional seguir con vida en su camino hacia la Copa del Mundo de Chile 1962, un error craso de la Federación que caló hondo entre la afición y la organización del fútbol nacional.

A la fase de final de la eliminatoria de nuestra zona, clasificaron Costa Rica, México y las Antillas Holandesas.

Selección 1961
La Selección Nacional en 1961.

La Tricolor tuvo sus dos primeros partidos de local en marzo de 1961, derrotando 1 a 0 a México (por primera vez en la historia) y luego sin vacilaciones 6 a 0 a las Antillas Holandesas. En abril fue el turno de los aztecas que se impusieron 7 a 0 a los antillanos y 4 a 1 a los ticos. Hasta ese momento, costarricenses y mexicanos tenían cuatro puntos cada uno, por lo tanto, los dos partidos de ambos en Curazao decidirían quién ganaría el boleto de esta zona para disputar el repechaje ante Paraguay finalmente por un boleto al Mundial Chile 1962.

A Costa Rica le correspondió jugar primero en el Caribe, el domingo 23 de abril de 1961. Sería esta visita, en el papel, no complicada, la que depararía uno de los sinsabores más grandes para nuestro país rumbo a los mundiales. En un afán por economizar gastos de hospedaje y otros rubros, la Federación optó por viajar a Curazao el día sábado, apenas un día antes del partido y no como se esperaba, jueves o viernes.

En primera instancia, la Tricolor saldría del Aeropuerto El Coco (La Sabana), el sábado a las 2:30 p.m., luego el vuelo se retrasó para las 4 p.m.; pero finalmente pasadas las 5:30 p.m., se canceló por motivo de “fuerza mayor”. La “Sele” quedaba al garete.

Todos fueron enviados a sus casas y se ordenó que ese mismo sábado se reunieran en el Hotel Costa Rica a las 9 de la noche. A esa hora llegaron los futbolistas. Pasadas las 11 p.m. los muchachos tomaron un breve descanso, pues a las 3 a.m. del domingo fueron llevados al aeropuerto. El partido era a las 4:30 p.m. hora de Curazao.

Desayuno ligero y al fin el avión tomó vuelo a las 5:45 a.m., primero haciendo escala en Panamá y de ahí a Curazao, lugar al que arribaron al ser las 2:15 p.m. hora caribeña, después el trámite de aduanas para llegar a almorzar al Hotel Park a la 3 p.m. hora local, a menos de dos horas de iniciar el juego.

A las 4 p.m. salieron del hotel con uniforme y tacos puestos, rumbo al Estadio Rif de Willemstad, cuya superficie era más bien una cancha de arena.

El árbitro del partido era el venezolano Isidoro Trapone López y como asistentes José Antonio Sundheim de Colombia y Zacarías Munguelli de Curazao. A Costa Rica la dirigía el español Eduardo Toba Muiño quien fue criticado por la alineación al dejar fuera Mario “Catato” Cordero, Carlos “Cuca” Herrera y a Juan Ulloa, principalmente.

El grupo que salió al campo fue: Mario “Flaco” Pérez, Álvaro Cháves, Édgar Quesada, Álvaro McDonald, Carlos “Cayaca” Marín, Marvin Rodríguez, Carlos Vivó Gobán, Danilo Montero, Jorge “Cuty” Monge, Manrique Quesada y Rigoberto “Feo” Rojas.

Danilo Arias Madrigal, del periódico La Nación escribió: “Un grupo de once muchachos, mal ubicados en el terreno de juego, trasnochados, mal alimentados, fatigados, se enfrentaba a un equipo deseoso de vengar un seis-cero…”.

El choque arrancó a las 4:45 pm. Las Antillas Holandesas fueron una tromba que arrasó a la Tricolor, propinándole dos golpes rápidos pero certeros con los tantos de Loran a los minutos 30 y 34. El arquero “Flaco” Pérez fue un valladar que impidió más anotaciones.

Después, silencio sepulcral rumbo al hotel; aunque en los días siguientes hubo chance de “ahogar las penas” con alguna que otra bebida en esta isla del Caribe, lo que fue también criticado por la prensa nacional. La Tricolor regresó hasta miércoles a suelo costarricense.

Costa Rica ocupaba que cayera México; pero los aztecas empataron 0 a 0 en Curazao, con lo cual, sumaron 5 puntos, dejando a Costa Rica con 4 y a las Antillas Holandesas con 3.

La eliminación caló profundo, se pidieron las cabezas de la Federación Nacional de Fútbol, las cuales fueron concedidas; pero eso acabó siendo muy poco consuelo.

Estadio Rif 3
El Estadio Rif en Willemstad, Curazao. En la actualidad un campo de béisbol; pero en 1961 ahí murieron las aspiraciones de Costa Rica por llegar al Mundial de Chile 1962.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s