Categoría: Junio 2017

Quiebran la portería y se acaba el encuentro

Portería años 30s CRC
Portería en Costa Rica en los inicios de los años 1930s, con postes de madera.

Una portería quebrada evitó que se pudiera completar un partido de fútbol oficial en nuestro país pues no había repuesto, aunque usted no lo crea.

Este singular hecho se registró el domingo 8 de junio de 1930, en el duelo entre el Club Sport Buenos Aires y el Club Sport Cascante, valedero por la tercera fecha del Campeonato Nacional de Tercera División de 1930.

El CS Buenos Aires había nacido en 1926 y pronto tuvo un gran benefactor: El periodista Rafael Merino. Este equipo tenía ese nombre en honor a la capital argentina, famosa ya por su fútbol de calidad. El club estaba instalado en el Barrio El Pacífico de San José. En cuanto al CS Cascante, esta oncena procedía de San Sebastián.

La temporada de 1930 la disputaron ocho equipos, entre ellos estos dos.

El indicado 8 de junio a las 9 de la mañana, en el campo del Buenos Aires, saltaron al césped los bonaerenses y los muchachos de San Sebastián. Ambos venían de ganar en su primera presentación.

Como se esperaba, el partido fue muy peleado, en el buen sentido de la palabra. Cuando el marcador se encontraba 3 a 2, favorable al CS Buenos Aires, sucedió algo inusual en un campo de fútbol. En medio del forcejeo de la reyerta, el larguero, el poste horizontal de madera no soportó y se partió, causando la suspensión inmediata del compromiso.

Aquí fue donde iniciaron las carreras y congojas pues no había otro travesaño de repuesto, ni tampoco se podía arreglar.

Reclamos sobre el árbitro, señor Rigoberto Bonilla en cuanto a que los del CS Cascante reclamaban el triunfo por ser fallo del cuadro local y organizador del partido, mientras los del CS Buenos Aires manifestaban que era un imprevisto de fuerza mayor.

Sin más que hacer, sin carpintero ni

Ernesto Araya portero Buenos Aires 1933
Una de las figuras más importantes de la historia del CS Buenos Aires, su portero, Ernesto Araya.

otro poste de madera, el partido acabó y todo quedó en manos de la Federación Deportiva (hoy Fedefútbol), quien resolvió salomónicamente, la repetición total del encuentro una semana después.

Al CS Buenos Aires esto no le afectó pues al final de la temporada se proclamó campeón, subió a la Segunda División de 1931 también obtuvo el título y ya en 1932 estaba en la Primera División, categoría en la que se mantuvo hasta 1935. De hecho el CS Buenos Aires es el primer equipo que descendió de Primera a Segunda en Costa Rica en el citado 1935.

Regresando a la anécdota de aquel distante partido de 1930, no nos cabe duda de que lo vivido fue inusual y acongojante; aunque jocoso al mismo tiempo, porque un partido pospuesto porque se quebró una portería era y es, algo bastante insólito en este deporte.

Anuncios