Categoría: Octubre 2015

El locutor que anotó 7 goles para Cartaginés en un solo partido

Con la consigna de ir siempre adelante, buscando la portería rival, se jugaba el fútbol costarricense aún en los años cincuentas; pero a pesar de dicha condición, señalar 7 tantos en un solo partido oficial, es una labor digna de encomiar.

Para 1953, el Club Sport Cartaginés tenía inscritas a sus tres divisiones (Primeras, Segundas y Terceras) en los torneos de la Federación de Fútbol.

Para el domingo 6 de septiembre de 1953, los brumosos recibieron en su feudo al Independiente de Tres Ríos, en choque válido por la Tercera División.

La contienda dio inicio a las 8:45 am, con un cuadro local ceñido en pos de la victoria. Al final de la primera etapa, el resultado indicaba: Cartaginés 6 Independiente de Tres Ríos 0.

Vino la segunda mitad y de nuevo los blanquiazules sonrojaron a los del cantón de La Unión, con otros seis goles, para un tanteador escandaloso de 12 a 0.

Entre la docena de goles conseguida, destacaron las 7 dianas que “clavó” el joven Luis Humberto Ramírez, de 17 años en ese entonces, un récord aún vigente en la historia del Cartaginés, pues ningún futbolista de la Vieja Metrópoli en Primera, Segunda o Tercera División, ha podido tan siquiera igualarlo.

El Cartaginés de Tercera División en 1953. De izquierda a derecha: Mario Cerdas, Gustavo Castillo, LUIS HUMBERTO RAMÍREZ, Eduardo Vega, Edwin (Papa) Meneses, Enrique (Pelirrojo) Córdoba, Asdrúbal Meneses, Enrique Sterloff, Rigoberto Quesada, Víctor Manuel (Meney) Pérez, Carlos Alberto Patiño, Eduardo (Pibe) Navarro, Carlos Manuel Loría y Carlos Manuel Rojas. Fotografía cortesía del señor José Rafael Soto de Memoria Gráfica del Club Sport Cartaginés.
El Cartaginés de Tercera División en 1953. De izquierda a derecha: Mario Cerdas, Gustavo Castillo, LUIS HUMBERTO RAMÍREZ, Eduardo Vega, Edwin (Papa) Meneses, Enrique (Pelirrojo) Córdoba, Asdrúbal Meneses, Enrique Sterloff, Rigoberto Quesada, Víctor Manuel (Meney) Pérez, Carlos Alberto Patiño, Eduardo (Pibe) Navarro, Carlos Manuel Loría y Carlos Manuel Rojas. Fotografía cortesía del señor José Rafael Soto de Memoria Gráfica del Club Sport Cartaginés.

Egresado del Colegio San Luis Gonzaga, Luis Humberto Ramírez fue luego una voz reconocida en todo el país como locutor y comentarista deportivo y después en los bingos nacionales. Laboró para Canal 7 allá por 1969, en 1971 fundó el muy gustado espacio “Seis Deportivo” en Canal 6, empresa en la que trabajó siete Campeonatos Mundiales de Fútbol , también tuvo su paso por Radio Monumental y hasta en la política.

El día de los 7 goles, Cartaginés actuó con: Asdrúbal Meneses; Eduardo “Pibe” Navarro, Mario Cerdas, Rigoberto Quesada, Roberto “Colorado” Alvarado, Víctor Manuel Pérez “Meney”, Carlos Manuel Loría, Eduardo Vega, Luis Humberto Ramírez, Enrique “Pelirrojo” Córdoba y Gustavo Castillo. En ese equipo también jugaron Edwin Meneses, Enrique Sterloff, Carlos Manuel Rojas y otro gran amigo de Luis Humberto Ramírez y figura de la televisión nacional: Carlos Alberto Patiño, fallecido en 1982.

Con el 12 a 0, los cachorros cartagineses motivaron al primer equipo que, a segunda hora, derrotó 6 a 4 al Uruguay de Coronado, en el mismo reducto.

El torneo de Tercera División de 1953 fue un campeonato en el que participaron 30 equipos. Cartaginés ocupó el sexto puesto en la segunda fase que se extendió hasta 1954. De locales jugaban en el Estadio de Cartago o en otras ocasiones en la Cancha de Arenilla. Esa generación fue pródiga para el primer equipo de la Vieja Metrópoli, pues la mayoría llegó y destacó en la división mayor al poco tiempo.

Los 7 goles en un mismo encuentro de Luis Humberto Ramírez, fallecido en 2012, quedaron para la historia como un hecho casi digno de Ripley´s en la provincia papera.

Luis Humberto Ramírez en su faceta como profesional de la Comunicación. La Nación.
Luis Humberto Ramírez en su faceta como profesional de la Comunicación. La Nación.
Anuncios

La Selección Nacional en afamado programa de TV

Millones de personas en el mundo conocieron a la Selección de Fútbol de Costa Rica, gracias a la magia de la televisión el domingo 15 de octubre de 1989.

La Selección Nacional en 1989 cuando alcanzó la clasificación a la Copa Mundial Italia 1990.
La Selección Nacional en 1989 cuando alcanzó la clasificación a la Copa Mundial Italia 1990.

La Tricolor había viajado a Italia para enfrentar algunos partidos amistosos ante clubes, lo que aprovechó el famoso programa “La Domenica Sportiva” para invitar a la delegación tica. Este espacio de la Radio Televisión Italiana (RAI) nació en 1953 y todavía hoy ocupa un lugar importante entre los gustos del público ítalo.

Para atender a la cita, el equipo patrio tomó un autobús de Florencia a Milán por cuatro horas y media. A las 10 de la noche hora local, 3 de la tarde hora costarricense, inició el espacio en los estudios de la RAI 1. Por esa época unos 50 millones de personas en toda Europa seguían cada emisión.

La representación tica estuvo encabezada por el Presidente de la Fedefútbol, Dr. Longino Soto Pacheco (1923-2010), el seleccionador nacional Marvin Rodríguez y el grupo de jugadores, entre ellos los futbolistas Róger Flores y Rónald Marín, quienes tuvieron la oportunidad de responder algunas preguntas.

El programa fue conducido por Sandro Ciotti (1928-2003) y María Teresa Ruta, además del analista Marco Tardelli, campeón mundial en España 1982 y los invitados Ottavio Bianchi (entrenador del Nápoles 1985-1989) y Massimo “Miki” Biasión (Campeón Mundial de Rally 1988 y 1989).

Imagen de La Domenica Sportiva en 1989. El espacio de la RAI nació en 1953 y en 1989 tuvo como invitada a la Selección de Costa Rica.
Imagen gráfica de “La Domenica Sportiva” en 1989. El espacio de la RAI inició en 1953 y en 1989 tuvo como invitada a la Selección de Costa Rica.

Mientras se repasaron las victorias ticas en la eliminatoria sobre Trinidad y Tobago y El Salvador, el tema “Agárrense de las manos” del grupo La Nota, se utilizó para ambientar esos diez valiosos minutos.

“Esta fue una gran oportunidad para nosotros de dar a conocer nuestro fútbol. Fue muy importante haber venido, sobre todo por la proyección”, expresó el entones técnico nacional Marvin Rodríguez al finalizar el programa.

Terminada la participación, la Selección abordó el bus y se marchó a Roma donde llegó el lunes a las 5 am.

La Tricolor había salido de Costa Rica el 6 de octubre para enfrentar al Torino (0-2), al Nuova Vigor (4-0), a un combinado juvenil de Coversiano en Florencia (11-0), al AS Roma (1-2), para luego volar a Checoslovaquia, donde enfrentó al Zbrojovka Brno (0-1). Además, como parte del periplo, los seleccionados asistieron al amistoso Italia-Brasil (0-1) jugado en Bologna el 14 de octubre de 1989.

De esta manera, el connotado espacio de “La Domenica Sportiva” le dio una pequeña pincelada a todo el Viejo Continente de lo que era el fútbol costarricense, que por primera vez clasificaba a la fase final de un Campeonato Mundial, Italia 1990, imborrable en la memoria de nuestro país.

El penal entre Herediano y Cartaginés que lleva 61 años sin cobrarse

Una rivalidad inmensa han tenido desde siempre los duelos futbolísticos entre el Club Sport Cartaginés y el Club Sport Herediano, matizados muchas veces también por fallos arbitrales polémicos y situaciones extra fútbol que han condimentado más de la cuenta este Clásico Interprovincial.

El domingo 14 de marzo de 1954, en choque de la segunda vuelta del torneo de 1953, los brumosos visitaron el Estadio de Heredia (todavía no había sido bautizado como Eladio Rosabal Cordero) para enfrentar a los florenses, en duelo pactado para las 10:30 a.m. La contienda despertó gran interés por llegar los de la “Ciudad de las Flores” en el segundo lugar y los de la “Muy Noble y Leal” en el tercer peldaño de la clasificación.

Miles de personas concurrieron al reducto rojiamarillo y muy temprano el cuadro herediano aprovechó una indecisión cartaginesa para que “Chano” Campos abriera la cuenta apenas al minuto de juego.

De inmediato los blanquiazules, heridos en el albor del compromiso, se lanzaron a buscar el empate; demostrando calidad y entereza; pero sin horadar la portería herediana; por lo que el final del primer tiempo llegó con el 1 a 0 local.

Cual copia al carbón de la etapa inicial, Herediano salió con todo en el complemento y al minuto 4 alcanzó el 2 a 0 con “Macho” Esquivel; sin embargo, el “guardalínea” Roberto Vásquez señaló fuera de juego y el susto pasó para los “Hijos del Irazú”.

A raíz del señalamiento, la barra rojiamarilla se lanzó a la cancha, que no tenía malla perimetral, para reclamar el fallo arbitral, lo que hizo urgente el ingreso de la Guardia Civil para contener a los aficionados enardecidos; aunque el “off side” fue evidente.

Después de algunos minutos el partido se reanudó con un Cartaginés a la ofensiva y llevando peligro constante al arco de “Cholo” Campos quien, auxiliado varias veces por León Alvarado, cortó las incursiones paperas.

Al minuto 52 “Fello” Meza sirvió un pase para Alexis Goñi, el ariete cédula tres corrió a toda velocidad hacia el marco florense en pos de conseguir el gol de la igualada; pero apareció “Colorado” Sáenz para “faulearlo” dentro del área, ¡Penal! Decretó el central Fernando Herrera.

Ahí quedó la pelota para el penal en favor del CS Cartaginés que nunca se ejecutó. Sucedió el domingo 14 de marzo de 1954 en el Estadio de Heredia, con lleno de bandera a bandera.
Ahí quedó la pelota para el penal en favor del CS Cartaginés que nunca se ejecutó. Sucedió el domingo 14 de marzo de 1954 en el Estadio de Heredia, con lleno de bandera a bandera.

Con la chispa encendida por la acción de gol invalidada hacía pocos minutos, este último señalamiento originó que el zaguero central del Herediano, León Alvarado, tomara la pelota y se la estrellara en la cara al juez, originando que la fanaticada, calculada por la prensa de entonces en unas 1.500 personas, invadiera el campo.

El trío arbitral se refugió en el camerino, esperando que la invasión cesara; pero no fue así. Hubo que solicitar una unidad de la Comandancia de Heredia para retirar a los encargados de impartir justicia.

En esta unidad de la Comandancia de Heredia debió abandonar el estadio el trío arbitral, el domingo 14 de marzo de 1954.
En esta unidad de la Comandancia de Heredia debió abandonar el estadio el trío arbitral, el domingo 14 de marzo de 1954.

La pelota quedó en el punto de penal; pero el lanzamiento en favor del Cartaginés no se pudo cobrar; por lo que los brumosos querían los puntos del compromiso; mas la Federación Nacional ordenó que se jugaran los 38 minutos restantes. La dirigencia blanquiazul apeló; pero la Federación rechazó dicha apelación.

Después se estableció que los 38 minutos que faltaban se disputaran el 26 de julio de 1954 en el Estadio de Cartago; pero Herediano no se presentó ya que el encuentro no definía nada, pues ellos eran subcampeones y Saprissa se había hecho con el título.

Ambos equipos se volvieron a ver las caras el domingo 15 de agosto de 1954, en “Cantarranas”, en un partido de carácter amistoso con motivo de las fiestas agostinas, que acabó 4-4 después de ir arriba el Herediano 0-3. Así se dejó atrás el penoso incidente de marzo.

El día del partido inconcluso los actores fueron:

Herediano: Francisco “Cholo” Campos, Claudio “Colorado” Sáenz, León Alvarado y Max Villalobos; Édgar Quesada y Édgar “Negro” Esquivel; Manuel Antonio “Ibo” Arias, Mario Murillo, Óscar “Cuico” Bejarano, Eladio “Macho” Esquivel y Luciano “Chano” Campos. DT: Aníbal “Ñeco” Varela.

Cartaginés: Juan Diego Gómez; Eulogio “Yito” Monge, Rodolfo Alvarado y Enrique Leandro; Hernán “Panzón” Umaña y Danilo Alfaro; Jaime Meza, Alfonso “Chiquitín” Mora, Carlos Humberto Valverde (“Fello” Meza al 46’), Guido Cubero y Alexis Goñi. DT: Alfredo “Chato” Piedra.

León Alvarado recibió un castigo de tres meses por tirarle la bola en la cara al árbitro y el mencionado penal en favor de los cartagineses, nunca se ejecutó.

Fello Meza, Danilo Alfaro y un suplente del Cartaginés esperan sobre la grama del Estadio de Heredia la reanudación del partido en 1954, en choque valedero por el torneo de 1953, que fue suspendido al minuto 52 y nunca se completó.
Fello Meza, Danilo Alfaro y un suplente del Cartaginés esperan sobre la grama del Estadio de Heredia la reanudación del partido en 1954, en choque valedero por el torneo de 1953, que fue suspendido al minuto 52 y nunca se completó.

El domingo que Liga Deportiva Alajuelense anotó 24 goles

El gol, el éxtasis del fútbol fue gritado nada más y nada menos que 24 veces en un solo día para la Liga Deportiva Alajuelense, en lo que significó el fin de semana más goleador para los manudos.

La historia se remonta al domingo 13 de septiembre de 1931, cuando los tres equipos erizos (Primera, Segunda y Tercera) vapulearon a sus contrincantes de turno.

Comencemos con la Tercera, que despachó a su homóloga del Orión FC 0-8 en el campo orionista de La Sabana.

El mismo día, pero en la Plaza de Sport (Plaza Iglesias) de Alajuela, la Segunda División rojinegra tuvo un gran desempeño y cuando el árbitro Óscar Rojas indicó el final del partido, el marcador señalaba un triunfo ruidoso de 8-0 sobre el Fortuna.

Mientras tanto, la Primera División de Alajuelense se enfrentó al Orión FC en el Estadio Nacional, a las 10 am, con el arbitraje de Rafael Tenorio. El partido revestía tintes de revancha, porque los de la “Constelación” habían humillado a los manudos 10 a 1 en la primera fecha del torneo.

El desquite comenzó cuando Alejandro Morera señaló el 1-0, Mariano Rodríguez el 2-0, Enrique Solera el 3-0, Orión descontó con José Antonio Hütt, 3-1 para terminar los primeros cuarenta y cinco minutos.

En la complementaria, “Lalo” Rojas siguió la cuenta con el 4-1, Morera el 5-1, Salvador Soto “Buroy” anotó el 6-1, Mariano Rodríguez el 7-1 y finalmente “Buroy” con el 8-1 sobre la maltrecha valla del arquero josefino Enrique de Mezzerville.

Con estas tres goleadas, la institución alajuelense se anotó la cuantiosa suma de 24 goles, repartidos en 8 tantos por cada división, recibiendo solamente un tanto, el del orionista “Toño” Hütt en Primeras.

Eso sí, de las tres categorías manudas, solo la de Terceras salió campeona, incluso anotando la ruidosa suma de 122 goles en solo 24 partidos. Por cierto, esta Tercera luego se separó de la Liga Deportiva Alajuelense, formando el Alajuela Júnior que jugó en la Segunda División de 1932.

En síntesis, este es el fin de semana más goleador para Alajuelense, pues las 24 anotaciones fueron todas hechas el mismo día: El domingo 13 de septiembre de 1931.

El domingo 13 de septiembre de 1931, Alajuelense goleó a sus rivales de Primera, Segunda y Tercera División, a cada uno le endosó 8 tantos.
El domingo 13 de septiembre de 1931, Alajuelense goleó a sus rivales de Primera, Segunda y Tercera División, a cada uno le endosó 8 tantos.

Béisbol, atletismo, fútbol e hipismo el mismo día en el Estadio Nacional

Al mejor estilo de los escenarios estadounidenses, nuestro Estadio Nacional fue la sede de cuatro diferentes eventos deportivos un mismo día.

El domingo 3 de enero de 1926 fue una fecha llena de deporte en el “Llano de Mata Redonda”, con motivo de la celebración de Año Nuevo.

Muy temprano comenzó el desfile de vehículos, de hermosas damas que con sus mejores atuendos se trasladaron a La Sabana, al igual que una buena cantidad de público de otras provincias.

A las 8:30 am se escuchó el “Pay ball” entre las novenas de Limón Reeds y San José. Los limonenses mostraron su calidad y en la primera entrada tenían 6 carreras en su favor contra ninguna josefina. El equipo de San José, salvo los jugadores Mendieta y Masís, todos los demás pertenecían al “Boer” de esta capital. Se disputaron siete episodios, con el triunfo caribeño de 9 carreras a 3.

Acto seguido, la competencia de relevos en los 1.500 metros. El San José Athletic lo integraron Mario Chamberlain, Enrique Laprade, Felipe Van der Laat y Adolfo Jiménez. El Independiente a su vez con Antonio Rodríguez “El Sanjuaneño”, Arnulfo Zeledón, David Carmona y Gonzalo Sánchez. El SJ Athletic II tuvo a Percy Fischel, Óscar Fischel, Nogan Fernández y Enrique de Mezzerville. Al final, el triunfo fue para el primer equipo del San José Athletic, comandado por Chamberlain.

Así lucía el Estadio Nacional en 1924, recién inaugurado, con sus graderías de madera.
Así lucía el Estadio Nacional recién inaugurado en 1924, con sus graderías de madera.

De inmediato el plato fuerte: Fútbol internacional con el Club Sport Herediano enfrentando al Saint George Catholic Club de Jamaica. A las 10:25 am el árbitro Eduardo Garnier, dio la orden de inicio. Los florenses, conducidos por Eladio Rosabal Cordero, no tuvieron piedad de los jamaicanos y les endosaron 6 goles en el primer tiempo de 35 minutos.

En el complemento, fueron los caribeños los que alcanzaron el tanto de la honra para dejar el resultado en 6-1 favorable al “Team Florense” que ese día alineó con Enrique de Mezzerville; Gilberto “Beto” Arguedas y Joaquín Manuel “Toquita” Gutiérrez; Francisco Gutiérrez, Eladio Rosabal y Jesús Conejo; Guillermo “Zapa” Pérez, Braulio Morales, Claudio “Cayito” Arguedas, Juan María Marchena y Salvador “Papas” Tabasch. Incluso el arquero Mezzerville había corrido en el evento de los 1.500 m relevos, minutos antes de empezar la contienda balompédica.

Para cerrar el día, se dieron dos carreras de caballos entre binomios de San José. Por esos tiempos, los premios económicos para los ganadores de esas competencias oscilaban entre 200 y 250 colones. Se corría comúnmente la distancia de 700 yardas, unos 640 metros.

Un día completo de deporte en un mismo lugar: El Estadio Nacional. Esa fecha verdaderamente valió el boleto, pues hubo actividades para todos los gustos.

Gonzalo Moreno adelanta a Mario Chamberlain, en una competencia atlética en 1924, en el Estadio Nacional de La Sabana.
Gonzalo Moreno adelanta a Mario Chamberlain, en una competencia atlética en 1924, en el Estadio Nacional de La Sabana.

De Tercera a Primera División en dos años: El origen del Orión FC

El paso del tiempo y algunos años de inactividad en tramos de su historia, han dejado confusos los orígenes del Orión Fútbol Club, en cuanto a la fecha de su fundación. Vamos intentar en estas líneas, aclarar este tema.

En lo que no hay duda es en el año de establecimiento de esta veterana institución: 1926; sin embargo, algunos refieren al mes de junio, otros a julio y hasta se menciona noviembre.

Lo verdadero es que fue un grupo de estudiantes colegiales, en su mayoría del Liceo de Costa Rica, quienes le dieron vida al club el 14 de octubre de 1926, cuando se celebró la asamblea de su fundación, con el nombre de “Orión Foot Ball Club”. Rafael Ureña Segura tuvo un papel destacado en el nacimiento como capitán general y redactor de los primeros estatutos.

El Orión FC en septiembre de 1930, con el refuerzo manudo de Salvador Soto "Buroy" (Último a la derecha en la primera fila).
El Orión FC en septiembre de 1930, con el refuerzo manudo de Salvador Soto “Buroy” (Último a la derecha en la primera fila).

Al ser muy jóvenes sus integrantes, solo se mantuvieron disputando partidos amistosos durante el primer año y medio de existencia. Por acuerdo de junta del 2 de febrero de 1928 se acordó inscribir al equipo en el Campeonato de Terceras Divisiones de ese mismo año.

De esta forma, el primer partido oficial (en torneos federados) que disputó el Orión FC, ocurrió el domingo 29 de abril de 1928, cuando se impuso contundentemente al América 8 a 1.

El equipo de la “Constelación”, como se le conoció con el pasar de los años, ganó de manera invicta ese campeonato y ascendió a Segundas Divisiones.

El Orión FC en 1963.
El Orión FC en 1963.

La escuadra jugaba con José L. Fournier, Gonzalo Vargas, Fernando Salazar, Humberto Salas, Otto Kooper, Óscar Bolaños, Carlos Chamberlain, Gonzalo Herrera, Hernán Bolaños, Alfredo Zúñiga y Amancio Roldán.

En ese mismo 1928, la calidad de este equipo quedó demostrada también en la Copa Argentor (Torneo de Copa), donde siendo un conjunto de Tercera División, logró clasificarse a la final ante Liga Deportiva Alajuelense, empatando 1-1 el primer partido y luego cayendo de forma decorosa 3-1 ante los manudos, que eran de Primera División. Luis Valerio entrenaba a los orionistas.

Ya en la segunda categoría, debutó el domingo 30 de junio de 1929 ante la Juventud Mata Redonda en La Sabana. Los orionistas caían 0-2 al término de la primera parte; pero en la segunda anotaron cinco goles para dejar las cosas 5-2.

Orión FC sumó 30 puntos y se alzó con el título para llegar a la Primera División, con jugadores como José Luis “Wicho” Fournier, Fernando Salazar, Miguel Araya, Humberto Salas, Enrique Salas y M. Monge; Óscar Bolaños, Hernán Bolaños, Gonzalo Herrera, José Antonio Hütt, Carlos Chamberlain, Alfredo Zúñiga, Guillermo Fournier, Gonzalo Vargas y Quirós.

El equipo azulgrana del Orión FC, fundado el 14 de octubre de 1926. Campeón de Primera en 1938 y 1944 y de Copa en 1938.
El equipo azulgrana del Orión FC, fundado el 14 de octubre de 1926. Campeón de Primera en 1938 y 1944 y de Copa en 1938.

La máxima categoría recibió al novel equipo, que vestía camisa a rayas verticales azul y rojas con pantaloneta blanca, el domingo 1 de junio de 1930. Fue en el Estadio Nacional ante Alajuelense, con triunfo manudo 3-2; pero el Orión FC volvió a dejar una gran imagen, con futbolistas muy talentosos que rápido brillaron allende nuestras fronteras.

El primer triunfo en la división de honor ocurrió el domingo 6 de julio de 1930, cuando se impuso al Club Sport La Libertad, junto a Herediano los dos clubes más poderosos de esa época. El único tanto del compromiso fue obra de Hernán Bolaños al minuto 25’, a pase de su hermano Óscar, en el Estadio Nacional, ante unas 700 personas y con el arbitraje de Carlos Monge.

Los jugadores que actuaron en el primer campeonato orionista en la categoría mayor fueron: José Luis Fournier; Fernando Salazar, Miguel Araya, Humberto Salas, Alcides Gutiérrez, Enrique Salas, Alfredo Zúñiga, Hernán Bolaños, Antonio Hütt, Gonzalo Herrera, Óscar Bolaños, García, Pedro Baradín, Guillermo Fournier, Álvarez, Jorge Lozano y Luis Valerio.

Hoy, el Orión FC encontró abrigo en la Ciudad de Cartago, actualmente en la categoría donde nació hace 89 años: La Tercera División.

El Orión FC logró así salir campeón de Terceras en 1928, de Segundas en 1929 y ya en 1930 había alcanzado la Primera División. Vinieron los títulos de 1938 y 1944, más el de Copa de 1938; pero eso será historia para otra ocasión.

En la actualidad, Orión FC actúa en LINAFA (Tercera División). Foto del Diario Extra en la inauguración del torneo 2015.
En la actualidad, Orión FC actúa en LINAFA (Tercera División). Foto del Diario Extra en la inauguración del torneo 2015.

Africanos molestos con Costa Rica por transmitir partido en TV

El 9 de marzo de 1997 nos visitó la Selección de Camerún, en un partido amistoso acaecido en el Estadio Ricardo Saprissa, que en ese tiempo se convirtió en el fortín de la Tricolor.

Los cameruneses se presentaron al amistoso sin sus mejores figuras, aunque ya venía un jovencito de 15 años llamado Samuel Eto’o que sería toda una luminaria en el nivel mundial, especialmente cuando jugó para el FC Barcelona español y el Inter de Milán italiano. Ese 9 de marzo, a un día de cumplir los 16, Eto’o debutó en selección mayor y lo hizo en San José.

La situación polémica se presentó antes del compromiso, pues una vez los africanos se enteraron que el partido sería transmitido en vivo por televisión, no querían jugarlo si no se les pagaban $35.000 adicionales, según ellos, en especial el presidente de la Federación Camerunesa de Fútbol, Vicent Onana, por concepto de derechos de imagen de sus futbolistas; lo cual atentaba seriamente con la realización del compromiso, ya con toda la gente en el estadio.

Al seno de la Federación Costarricense de Fútbol, la petición utópica de Camerún cayó como un balde de agua fría. Eduardo Echeverría era el entonces jerarca de la Fedefútbol. Entre dimes y diretes, la federación se mantuvo firme en no pagar ni un centavo más, tomando en cuenta que además los africanos les habían “metido diez con hueco” al traer un equipo bastante novato, con ausencias de jugadores notables en ese momento como Francois Oman Biyic, David Embé, Patrick Mboma, Jacques Songo’o y Alphonse Tchami, por ejemplo.

Superado el inconveniente, Rodrigo Badilla dio por iniciado el partido. La Tricolor, dirigida por el argentino Horacio Cordero, empleó a Hermidio Barrantes, Harold Wallace, Ronald González, Luis Marín, Austin Berry, Wílmer López, Benjamín Mayorga, Mauricio Solís, Rónald Cháves, Allan Oviedo y Paulo César Wanchope. De cambio entraron Joaquín Guillén, Óscar Ramírez, Gerald Drummond, Norman Gómez y Javier Delgado.

Por su parte los “Leones Indomables”, bajo el mando técnico del belga Henri Depireux, alinearon con Jeukam, Ebot, Oen, Elong, Etchi, Mukwele, Thangó, Epallé, Etougou y Eto’o. De refresco ingresaron Mabongue, Oyíe y Kom.

Los nóveles felinos fueron devorados por la “Cueva del Monstruo” y uno a uno comenzaron a llegar los goles, primero con Paulo Wanchope al 22’, el 2-0 de Wanchope al 38’, el 3-0 también de “Chope” al 43’, suficiente para irse al descanso.

En el complemento se forjaron dos tantos más, obra de Austin Berry al 54’ y al 66’, más que suficientes para un inapelable 5-0 en favor de los ticos.

La victoria alcanzada ante los africanos llenó de confianza al grupo y a la afición previo al inicio de la Hexagonal de Concacaf; aunque lamentablemente al final del camino, en lo más importante, la clasificación al Mundial de Francia 1998, se falló. Cordero fue cesado y el DT de Camerún igual; solo que a ellos sí les resultó pues obtuvieron el boleto a la cita mundialista en su confederación.

Eso sí, en aquella oportunidad, Camerún se fue con cinco goles y sin los anhelados $35.000.

Ebot lucha con Paulo Wanchope, autor de tres goles, en 1997 durante la caída de Camerún en Costa Rica 5-0. Ese día debutó en selección la gran figura camerunesa, Samuel Eto'o. Antes del juego hubo molestia de los africanos al querer cobrar derechos de imagen por ser transmitido el partido en TV. Fotografía de La Nación.
Ebot lucha con Paulo Wanchope, autor de tres goles, en 1997 durante la caída de Camerún en Costa Rica 5-0. Ese día debutó en selección la gran figura camerunesa, Samuel Eto’o. Antes del juego hubo molestia de los africanos al querer cobrar derechos de imagen por ser transmitido el partido en TV. Fotografía de La Nación.