Categoría: Sin categoría

Saprissa con ADN ganador

Saprissa 1935
Saprissa en sus orígenes.

Remontarnos a los inicios del equipo morado es irnos al Barrio Los Ángeles de la capital en 1935, cuando Roberto “Beto” Fernández juntó a un grupo de chiquillos en el taller de Fausto Leiva y con el patrocinio de don Ricardo Saprissa, dio vida al club más laureado de la Concacaf. Eso sucedió el 16 de julio de 1935.

En 1935 el campeonato infantil lo disputaron seis conjuntos, saliendo subcampeones los hoy tibaseños, que se mantuvieron sus primeros trece años de vida, bajo la solera del Orión F.C.

Los morados fueron dando cátedra en todas las divisiones que participaban. Para 1947, ya tenían en sus vitrinas once cetros infantiles y nueve títulos juveniles. Además, habían ganado dos series internacionales de forma invicta en El Salvador.

En 1947 ganaron la Tercera División como Orión FC, en un torneo de doce equipos. Se jugó a dos vueltas, ganando los 22 encuentros el Saprissa, con 116 goles anotados y 14 en contra. En ese campeonato tuvo como rivales a L.D. Alajuelense, Liceo de Costa Rica, C. S. La Libertad, C. S. Uruguay, C. S. Guadalupe, Sociedad Gimnástica Española, Colegio Los Ángeles, C. S. Desamparados, C. S. Cartaginés, Deportivo Aranjuez y al C. S. Don Bosco.

El éxito envalentonó a los morados que hicieron casa aparte del Orión F.C. con la venia de don Ricardo Saprissa y así el 15 de mayo de 1948 nació el Deportivo Saprissa F.C. Con esta figura de Asociación Deportiva pudo afiliarse a la Federación de Fútbol e inscribirse en el torneo de Segunda División de ese mismo año, el cual ganó invicto, con 41 goles marcados y 12 encajados.

Lo anterior le valió disputar contra el último de Primera el repechaje por el ascenso. Esta serie la perdió frente a la Gimnástica Española. Primero ganó 3-0, luego cayó 2-6 y 0-1.

Saprissa 1949
Saprissa en 1949.

Sin embargo, el gran papel de los saprissistas motivó a varios directivos para darle el respaldo y que ascendiera por acuerdo federativo y así, en 1949, los morados ya estaban en Primera para nunca descender y proclamarse como el equipo con más gallardetes obtenidos.

Saprissa campeon 34
Saprissa campeón por vez 34 en el Clausura 2018.
Anuncios

Prensa boicotea y veta el campeonato nacional

Carlos Alvarado
El portero Carlos Alvarado ya brillaba con Alajuelense en el torneo de 1946 que, en el cierre, enfrentó a la prensa con la Federaación.

El fútbol nacional “desapareció” del diario vivir en Costa Rica como consecuencia de un pleito entre federativos y miembros de la prensa deportiva en 1947.

La problemática surgió cuando se les cobró a los reporteros su ingreso al Estadio para cubrir los partidos.

Los reporteros pegaron el grito al cielo y unidos, lo que hoy cuesta observar, comenzaron a montar campaña criticando el accionar de la Federación.

Como consecuencia de este estira y encoje, las relaciones recrudecieron al punto de los periódicos decidieron de manera conjunta no volver a publicar nada de los partidos de Primera, Segunda ni Tercera División.

Así de rajatabla fue la decisión. Silenciaron el fútbol costarricense y ni siquiera los resultados de los encuentros publicaron en el cierre de la temporada de 1946.

El orgullo de uno y otro bando silenció por completo la actividad futbolística del país. La nula divulgación tocó los bolsillos de los clubes que comenzaron a perder dinero ante las bajas asistencias al estadio, como consecuencia de la actitud de los diarios.

En marzo de 1947 el periódico Última Hora publicó: “De continuar las cosas por el camino que llevan, el desastre económico del próximo campeonato de primeras divisiones obligará a no menos de la mitad de los clubes de primeras divisiones a reducir sus actividades futbolísticas.”

“El silencio de la prensa deportiva redujo en una cantidad no menor de ocho mil colones la entrada del domingo último al estadio nacional, pese a la intensa propaganda realizada por los clubes contendientes y la misma federación”, señaló la misma nota de prensa.

La verdad es que este divorcio perjudicaba a todos. Dichosamente así lo entendieron y en abril, clubes, federación y periodistas, se reconciliaron y el fútbol regresó a las planas de los diarios.

Eso sí, el daño estaba hecho, pues se perdieron para siempre crónicas y detalles de varios de estos partidos en el lapso que duró la huelga de la prensa con la federación.

Campeonato Nacional: La génesis de la pasión dominical

CSL VS CSH 1920s
Fútbol en los campos abiertos de La Sabana, la tónica al inicio de la década de los años 20.

Un par de uniformes descoloridos, problemas con los árbitros asistentes, un solo gol; pero gran expectación entre los fanáticos al balompié, rodearon al primer encuentro de la historia oficial de los campeonatos costarricenses. Sucedió el domingo 3 de julio de 1921 en La Sabana.

No hubo tanta pompa ni bullicio para este evento en los medios de comunicación, que se limitaban prácticamente a la prensa escrita; aunque el “gen futbolero” ya se había encarnado en el corazón de la afición tica. Ese fin de semana la prensa dedicó más espacio a la pelea por el título mundial de peso pesado entre Georges Carpentier y Jack Dempsey en Nueva Jersey.

Aquella Costa Rica contaba con apenas 480.000 habitantes, no tenía estadio, se jugaba en campos abiertos, informarse con el periódico costaba 10 céntimos cada día y los equipos se trasladaban en tren. El Presidente de la República era don Julio Acosta García.

El turno de iniciar esta gran historia del fútbol nacional, le correspondió al Club Sport La Libertad y a la Sociedad Gimnástica Limonense. Los caribeños llegaron a San José el sábado en el tren del Atlántico. Don Alberto T. Brenes, presidente de la que se llamaba “Liga de Foot-Ball”, fue a recibirlos a la Estación del Atlántico.

La reyerta fue dedicada al Presidente Acosta. Se jugó con numeroso público alrededor del Campo de La Libertad. Se estimaron unos dos mil aficionados.

Al marcar el reloj las 9 a.m., el árbitro Juan Rafael Bonilla llamó a los equipos para esta contienda de setenta minutos, dos tiempos de treinta y cinco minutos cada uno, con cinco de descanso. A los josefinos les correspondió la cancha oeste y el silbatazo inicial sonó a las 9:30 a.m.

A los caribeños les hacían falta algunos elementos titulares; lo cual les afectó en este debut frente a un cuadro más sólido.

Después de doce tiros a marco en la etapa inicial, cayó el gol, el único del

Macho Madrigal en los 30
“Macho” Madrigal anotó el primer gol en 1921.

compromiso, obra de Rafael Ángel “Macho” Madrigal, después de un centro desde la derecha ejecutado por Salvador “Papas” Tabasch. El tanto se generó con matices de polémica por una supuesta falta sobre el arquero limonense.

En el complemento, el partido decayó, con apenas un remate por equipo a las cabañas defendidas por Manuel “Manolo” Rodríguez (Libertad) y Carlos Alfaro (Limonense) y el marcador no se movió más. 1 a 0 el resultado final.

Aunque con el tiempo desgraciadamente no se guardaron los registros ni comunicaciones de la propia Federación, sí logramos encontrar parte del primer informe arbitral del señor Juan Rafael Bonilla.

A continuación un extracto:

“El juego principió a la hora del reglamento, con los dos equipos completos y debidamente uniformados; solamente dos jugadores de La Libertad tenían el uniforme desteñido, y en el curso del juego se confundía con sus contrarios. Los jugadores estuvieron correctos y disciplinados, terminando el juego en perfecta armonía  con 1 goal en favor de La Libertad y 0 el Limonense. Tuve dificultad con los jueces de línea de toque y del goal; es necesario que los clubs nombren estos jueces, para que ayuden al Juez.”

De esta forma comenzó el Campeonato Nacional una mañana dominical de julio. El torneo criollo llegó para quedarse y ser la pasión que nace y renace en cada temporada.

¡Guerreros históricos!

PZ AP 2017El Sur de nuestro país se ha caracterizado por ser una zona de gran belleza natural, de mujeres lindas y un clima cálido; pero también por vivir el fútbol con pasión.

En el Apertura 2017, llegó el premio por años esperado para el Municipal Pérez Zeledón, con la consecución del Campeonato Nacional.

Desempolvando la historia, fue en la década del 60 cuando se federó el balompié de la tierra de don Pedro Pérez Zeledón, y así se incursionó en los campeonatos oficiales de la Federación de Fútbol, en las divisiones inferiores.

De la mano de Saningo Soto, la Asociación Deportiva Pérez Zeledón llegó a la Segunda División en 1974.

Ferretría Núñez 1984
Ferretería Núñez en 1984.

Diez años más tarde, otro onceno sureño llamado Ferretería Núñez alcanzó también el ascenso a esa división. El equipo era conducido por Guillermo Trejos y obtuvo en 1984 la Segunda B de ANAFA (hoy LINAFA o lo que es lo mismo la Tercera División). La cuadrangular final fue dramática y se definió por gol diferencia. Ferretería Núñez 9 puntos, Zapandí (Guanacaste) 9 puntos, San Lorenzo de Flores (Heredia) 5 y Lalo Boys (Turrialba) 1.

Así, la Zona Sur tenía dos clubes en Segunda División: la A.D. Pérez Zeledón y Ferretería Núñez, que luego cambió el nombre a la recordada A.D. Generaleña.

AD Generaleña
A.D. Generaleña.

En 1989 fue la Asociación Deportiva Generaleña la que logró el campeonato de la Segunda División y ascendió a la división de honor, sin necesidad de final. Debutaron por cierto en 1990 en el Estadio Ricardo Saprissa, manejados por el entrenador Manuel Alberto Solano.

Para 1991, la Asociación Deportiva Pérez Zeledón por fin ganó el torneo de la Segunda División en una final contra Carmelita y también ascendió. El entrenador era Didier “Zorro” Castro.

AD Pérez Zeledón
AD Pérez Zeledón.

Una fecha de gran importancia es la del 28 de septiembre de 1991 cuando nació el hoy Municipal de Pérez Zeledón, tras la fusión de la A.D. Pérez Zeledón y la A.D. Generaleña, esto por cuanto el cantón no tenía la capacidad para albergar dos equipos en la Primera División. Aquí nacieron los Guerreros del Sur.

Desde 1992, año en que debutaron en la Primera División, hasta hoy, el Municipal Pérez Zeledón ha sido un animador constante de los campeonatos, habiendo conservado la categoría todos estos años.

PZ ganador Apertura 2004
Municipal Pérez Zeledón ganó el Apertura 2004.

Ya en el 2004 habían ganado el Torneo Apertura; pero eso sólo servía para llegar a la final y no contaba como título; sin embargo, terminaron como subcampeones en esa campaña 2004-2005. El director técnico fue el colombiano Carlos Restrepo.

25 años después de haber iniciado sus andanzas en la máxima categoría, llegó ahora sí el título del Campeonato de Primera División Apertura 2017. El estratega argentino José Giacone conjuntó un equipo sin muchos nombres; pero con sed de triunfo, lo armó, lo preparó y lo apuntaló para el cierre del torneo, donde lució compacto y se impuso en la final contra el favorito Herediano.

La tierra del Sur está de fiesta pues sus Guerreros levantaron la copa. ¡Felicidades!

PZ campeón AP 2017
Municipal Pérez Zeledón, Campeón Nacional Torneo Apertura 2017.

FIFA invitó a Costa Rica al Mundial

Logo Mundial Italia 1934Ya en 1930, la Federación Internacional de Fútbol Asociación, había invitado a la Federación de Fútbol de Costa Rica a enviar su representativo al primer mundial en Uruguay; pero pesó lo económico y se desistió.

Cuatro años más tarde, la cita mundialista tenía como sede a Italia. En 1932, la FIFA mandó la invitación nuevamente a la federación tica, ésta vez para inscribirse en la eliminatoria que tendría su desenlace en tierras italianas.

Con fecha del 24 de noviembre de 1932, llegó en diciembre la invitación oficial a la Federación de Costa Rica, proveniente de Zúrich (Suiza) y firmada por el entonces Secretario General de la FIFA, doctor Ivo Schricker, en la que recalcaba que el cierre de las inscripciones era el 28 de febrero de 1933.

Se explicaba además que todos los gastos serían cubiertos por FIFA, del modo siguiente:

Gastos de viaje marítimos, 1ra clase en barcos de 2da categoría.

Gastos de ferrocarril, en 2da clase.

Gastos de alimentación y hospedaje a razón de $3 diarios por persona.

Además, una bonificación de $0,50 diarios por persona durante el tiempo que dure la permanencia en el país organizador del campeonato.

Se indicaba adicionalmente que se debía llegar a Italia con no más de cinco días de anticipación y abandonar el país, en el lapso de dos días siguientes a la realización del último encuentro. La delegación podía ser integrada por 17 personas.

Salvador Soto Indio Buroy 30s
Salvador Soto “Buroy”.

La Federación Deportiva de Costa Rica, comandada en ese momento por Miguel Ángel Castro, comenzó a analizar el tema en ese diciembre de 1932 y enero de 1933; con gente a favor y otros en contra por el tema económico de la eliminatoria, hasta que no se apoyó suficiente la idea y la Tricolor quedó al margen de esa Copa Mundial

Por esta zona se inscribieron Haití, Cuba, México y Estados Unidos. Como dato curioso, un tico sí jugó la eliminatoria. Se trató de Salvador Soto “Indio Buroy”, elemento alajuelense que reforzó a Cuba y hasta anotó un gol contra los haitianos. El único boleto de la zona se lo dejó Estados Unidos que derrotó a los aztecas en Roma (Italia) 4 a 2 el 24 de mayo de 1934.

En Primera: Capitán pidió expulsión de un propio compañero

Cartaginés 42-43 edit
“Polón” Aguilar (al frente, acostado) era el capitán brumoso que pidió al árbitro expulsar a un compañero en 1943.

El fútbol como fenómeno social muchas veces refleja la manera en que una sociedad vive. Hoy, la trampa, el engaño y el irrespeto están a la orden del día. No importan los cómos cuando se trata de ganar; pero en el pasado era distinto.

En un partido de Primeras, ante el no acatamiento de una instrucción, el capitán del club solicitó al árbitro la expulsión de un propio compañero. Así como lo leen, prevaleció la disciplina antes que el resultado, por supuesto eran otros tiempos, mas es un hecho desconocido que vale la pena traer a la luz.

El domingo 15 de agosto de 1943, con motivo de la séptima fecha del campeonato de 1943, contendieron la Universidad y el Cartaginés en el Estadio Nacional. Este fue el año del único título universitario en la división de honor.

Apenas en tres minutos “Tulo” Víquez movió el marcador para el once académico. Al 19’, “Cleto” del Cartaginés erró un penal y al 34’ “Lolito” Ruíz señaló el 2-0.

Comienza la segunda mitad y el defensa y capitán brumoso, Napoleón “Polón” Aguilar, gira instrucciones a sus compañeros para recomponer la situación; pero el medio centro, Ubaldo Cháves Ramírez, no hace caso. Es en este instante cuando se produce algo nunca antes visto, ni tampoco después: “Polón” se dirigió al árbitro central, señor Julio Güell, y solicitó la expulsión de su compañero Cháves por no acatar sus instrucciones.

Ante el pedido singular de Aguilar, el juez Güell actuó conforme y sacó del campo a Ubaldo Cháves cuando se jugaba la mitad del segundo tiempo.

Pocos minutos después, al 71’, Braulio “Pollito” Solís marcó el descuento blanquiazul (2-1). A pesar del esfuerzo cartaginés, la tablilla no se movió más y el triunfo se quedó del lado celeste; sin embargo, ese día ganó en disciplina el cuadro de la Vieja Metrópoli con este hecho tan peculiar, como fue solicitarle al árbitro la expulsión de un propio compañero de equipo.

Cartaginés 1944
“Polón” Aguilar (de pie al extremo izquierdo) solicitó al árbitro la expulsión de su compañero Ubaldo Cháves (de pie al extremo derecho), en un juego de Primeras en el torneo de 1943. Foto: Cortesía de Memoria Gráfica del CS Cartaginés.

Prohibido el boxeo en Costa Rica

Luis Portela
Luis Portela, boxeador tico de antaño. Marcó época en los años 20s y 30s.

Estamos acostumbrados a todo tipo de deportes en este siglo XXI; pero hace cien años era distinto, no todos tenían cabida. Entre ellos el pugilismo.

Para nadie es un secreto que el boxeo evolucionó con los años para desprenderse un poco de aquella imagen de actividad grotesca, poco reglamentada, la cual tenía una buena cuota de verdad.

En 1914 se prohibió la práctica del boxeo en Costa Rica por considerársele “salvaje”. A partir de ese entonces las peleas se desarrollaron poco, muchas veces de forma clandestina, especialmente en San José.

En 1931 se levanta toda prohibición y el box renace. Para 1932, cuando se había establecido la Comisión Nacional de Boxeo y el presidente era el doctor Carlos Manuel Fernández, había unos cuarenta boxeadores en diferentes pesos, entre los que destacaban:

Peso semi pesado: Miguel Ángel Chavarría (turrialbeño que llegó a ser jugador de Alajuelense), Claudio Mora y Wálter Farrer.

Peso mediano: Gabriel Rodríguez y Augusto Jiménez.

Juan José Bolaños 1932
Juan José Bolaños, hermano de los excelentes futbolistas Óscar y Hernán. Él prefirió el box y se fue a Estados Unidos para graduarse como ingeniero en 1932.

Peso wélter: Luis Portela, Pedro Alegría, Kid Landford, Manuel Láscarez, Héctor Bonilla, Alfonso Binda, Claudio Campos, Vicente Lemaire y Juan José Bolaños.

Peso liviano: Luis Ramos, José “Lámpara” Saborío, Franklin Muñoz, Kid Puerto Rico, Fernando Zamora, Leonard Clark, Kid Volcano, Vicente Cruz, Kid Trolero, Félix Moreno y José Fallas.

Peso pluma: Santiago Álvarez, Jaime Muñoz, Carlos Alvarado, Eddie Madrigal, Manuel Leandro y Antonio Luna.

Peso gallo: Johnny Orfila y Fernando Núñez.

Peso mosca: Tony Mena, Antonio Loaiza, Álvaro Hernández, Alberto Gómez, Willie Borges y Gonzalo “Kid” Morales.

Otros pugilistas que figuraban: Atilio Villanchini, Kid Montoya, Alberto Gómez, Kid Pegope, Claudio Mora, Carlos Gutiérrez y José Freer, entre algunos otros. Ellos le dieron nuevamente vida al pugilato costarricense. Vinieron boxeadores extranjeros para medirse a los ticos; aunque el Gobierno prohibió en 1933 y por un tiempo, el ingreso de pugilistas foráneos.

Eduardo Garnier fue un gran impulsor y como voz respetada en el país luchó por la aprobación de la práctica boxística que encontró en recintos como el Gimnasio Olimpia, el Teatro Moderno  y el Burlesco, puntos donde realizar los encuentros.

Aunque hoy podamos sorprendernos, el boxeo sufrió un período de veto en este país; pero regresó en 1931 para quedarse.