93 años del primer Campeonato del Cartaginés

portada-csc-campeon-1923

Un día como hoy, 14 de octubre; pero de 1923, hace 93 años, el Club Sport Cartaginés celebró la obtención de su primer Campeonato Nacional y lo hizo a lo grande, en casa.

Era la semana veinte de competencia en el torneo de 1923, que inició en junio. A la cita se hacían presentes el equipo de la Vieja Metrópoli y el Club Sport La Libertad, el club más afamado y popular de San José en esa época.

El choque se pactó para las 12 mediodía en la Plaza Yglesias, que registró un lleno completo a los cuatro costados; pues una victoria, le depararía el título de Primera División al Cartaginés.

Los brumosos en casa llegaban con récord perfecto ese año; pues habían entregado vencidos a La Unión de Tres Ríos (3-1), al Progreso (5-0), al Alajuelense (2-1) y a la Gimnástica Española (3-0).

Cartaginés formó en la puerta con Antonio Bianchini; la defensa compuesta por Abel Aguilar y Jesús Arias; la zona media con Ramón Aguilar por derecha, Lorenzo Arias por el centro y Mario Carazo por izquierda; en ataque Ovidio Cordero como extremo derecho, Bernardo Ramírez delantero derecho, Ricardo “Cholo” Campos, delantero centro, Reinaldo Coto, delantero izquierdo y José “Pipeto” Croceri en calidad de extremo izquierdo.

La Libertad plantó a Manuel “Manolo” Rodríguez en el arco; Arturo Aymerich como zaguero derecho y Feis Tabasch como defensa izquierdo; Juan Gobán como mediocampista derecho, Ricardo “Poeta” Bermúdez por el centro y Misael Jiménez por izquierda; mientras en ataque Jorge Marchena y Salvador Tabasch por derecha; Pedro Quirce por el centro y Jorge Wilson y Juan Fonseca por el sector izquierdo.

Como en la primera vuelta, y ante la dificultad del juego, fue nombrado árbitro Joaquín Manuel “Toquita” Gutiérrez, acompañado por Gastón Michaud y Juan R. Bonilla.

A las 12 mediodía empezó la reyerta y con ella las emociones, los blanquiazules atacando de Este a Oeste. Una combinación de pases: Croceri, Campos y Ramírez, deparó en el gol de Reinaldo Coto al minuto 3. ¡Locura en Cartago! 1 a 0.

Los josefinos trataron de responder; mas el “Kilómetro” Bianchini y su zaga cortaron cualquier ataque. Final del primer tiempo.

En la complementaria, el partido encontraría su definición al minuto 15 cuando, luego de un remate, el arquero “Manolo” Rodríguez soltó el balón y esto fue aprovechado por Ricardo “Cholo” Campos para enviarlo al fondo de las redes. ¡2-0 y algarabía tremenda en la Plaza Yglesias!

No hubo respuesta de los libertos ante el embate de los cartagos que ese día fueron superiores, rematando 16 veces a portería contra 8 de la visita.

El título estaba asegurado, el primero del Club Sport Cartaginés. Silbatazo de “Toquita” Gutiérrez y a celebrar.

Luego hubo una recepción en la sede del club, donde estuvo el plantel, así como su Presidente: Ricardo Rivera, el Capitán General: José Croceri y el Capitán del equipo: Antonio Bianchini.

Eso sí, el trofeo “Al Siglo Nuevo” y las medallas a los campeones, llegaron a las manos de los cartagineses hasta la noche del lunes 19 de mayo de 1924, cuando fueron premiados por el Presidente de la República, don Ricardo Jiménez Oreamuno, y el jerarca de la entonces Liga Nacional, señor José María Pinaud, en el Edificio Metálico en San José.

cartagines-campeon-1923
Cartaginés campeón de 1923, su primer título de Primera División.

 

Así nació el Cartaginés hace 110 años hasta llegar a Primera

Fue el domingo 1 de julio de 1906 en la fría Ciudad de Cartago, que un grupo de jóvenes entusiastas materializó el sueño de fundar un equipo de fútbol. Lo bautizaron como el “Club Sport Cartaginés”.

Carlos Collado CS Cartaginés inicios
Carlos Collado, uno de los primeros jugadores del Cartaginés. Foto Memoria Gráfica CSC.

La afición por el fútbol se fue extendiendo por toda la república y Cartago no fue la excepción. Entre los jóvenes emprendedores estaba el canadiense William Pirie (1885-1978), hijo de James Pirie y Sarah Wiley, quien con escasos 21 años, lideró la empresa de crear un equipo de balompié. Él había llegado al país luego de que su tío, el doctor Alexander Fraser Pirie, se instalara en la Vieja Metrópoli alrededor de 1887.

El fútbol conquistaba a los jóvenes y ese domingo 1 de julio de 1906 se realizó la primera reunión donde fueron nombrados Presidentes honorarios: El doctor José María Castro, don Juan Brenes A., y don Agustín Rivera; presidente efectivo don William Pirie; vicepresidente, don Enrique Castro; secretario, don Matías Ulloa; tesorero, don Julio Peña.

Son socios fundadores: don Richard Garfield, Julio Peña, Roberto Gutiérrez, Enrique Castro, William Pirie, Gonzalo Sancho, Matías Ulloa, Rafael A. Vaglio, Arthur Larssen, Gonzalo Robles, David Peralta, Arturo Quirós, Alberto Alfaro, Ricardo Zeledón, Constantino Carazo, Rafael Oreamuno, Fernando Figuls y Ernesto Ortíz.

El inicio motivó el ingreso de varios socios y así a las 8 pm del domingo 15 de julio se realizó la

Acta CSC 1906
Copia del acta de fundación del Cartaginés. Foto Memoria Gráfica CSC.

primera asamblea del club para elegir junta. La directiva quedó definitivamente organizada así:

Presidente efectivo: don Ernesto Ortíz; Vicepresidente don Enrique Castro; Secretario Alberto Alfaro M.; Pro-secretario don Gonzalo Sancho S.; Vocales, Mr. Robert Corfield y don Roberto Gutiérrez, y Tesorero don Julio Peña.

La prensa de la época no pasó por alto el nacimiento del club y además de informar sobre el hecho, también le deseó éxito: “Le deseamos larga y próspera vida á tan simpático club” señaló El Noticiero. “Nosotros le deseamos larga vida y que gocen mucho” indicó a su vez La República.

Y vino el primer juego, disputado entre los mismos socios del club, el domingo 22 de julio de 1906 en la Plaza Iglesias, el cual tenía una pileta en medio que dificultaba el accionar. Este encuentro se disputó al mediodía. Los “Rojos” ganaron 2 a 0 a los “Azules”, en prácticamente solo un tiempo, pues al inicio de la etapa complementaria la fuerte lluvia impidió su continuación.

El 5 de agosto de 1906 el Cartaginés enfrentó su primer encuentro ante un equipo fuera de la provincia, fue ante el Club Sport Costarricense, con victoria de los josefinos 1 a 0. Se jugó con la plaza llena.

Cartago 1910
Destrucción de la Ciudad de Cartago tras el terremoto de 1910 que también afectó al Cartaginés.

  En 1907, 1908 y 1909 el club se mantuvo disputando partidos entre sus socios y en ocasiones ante otros rivales. El terremoto de 1910 afectó también al equipo hasta dejarlo inactivo al derrumbarse su sede. En años posteriores, 1914, 1915 y 1920, el Cartaginés se reorganizó hasta conseguir su ingreso en el primer torneo de la máxima categoría en 1921, el cual ha ganado en tres ocasiones.

                Esta es a grandes rasgos la primera etapa del conjunto blanquiazul, desde su fundación en 1906 hasta su llegada a la Primera División en 1921. De ahí en adelante, será historia para otra oportunidad.

Juegan un partido de Primeras sin portero

Sin portero Barrio México 1971
Luis Bolívar Quirós del Barrio México actuó como arquero improvisado en Puntarenas durante un encuentro de 1971 en el Estadio “Lito” Pérez.

¿Quién se pone los guantes y ataja? Nos imaginamos al técnico de Barrio México, Francisco Ica Hernández, en el camerino antes de un partido de Primera División contra el Municipal Puntarenas en 1971. Un embrollo de palabras mayores ante las ausencias del portero titular y para colmo de males, del suplente también.

La curiosa historia se remonta al domingo 31 de octubre de 1971, cuando los arqueros mexicanistas, Freddy Jiménez Luna ni Gerardo Vargas viajaron a la “Perla del Pacífico” al juego ante los chuchequeros. Era un duelo por el quinto lugar de la temporada. El cuadro naranja sumaba 11 puntos en ese momento, al tiempo que los canelas 10.

Los aficionados presentes en el Estadio “Lito” Pérez y los medios de prensa no podían esperar otra cosa que un festín para los locales ante tal inusitada desventaja de los josefinos, más aún cuando Puntarenas venía de ganarle a Alajuelense.

El delantero Emilio “Pity” Valle se encajó los guantes y asumió el reto en la primera parte de mantener en cero el arco del Barrio México. A sabiendas de la debilidad mexicanista, “Lepanteño” Moraga y “Chico” Tercero intentaron anotar con remates de larga distancia.

Después de varios intentos porteños, vino el silbatazo de Carlos Luis Monge indicando el  final de la etapa inicial con un enorme 0 a 0.

Para la segunda parte, Valle abandonó la portería, tomó su puesto en delantera y dejó la difícil misión al defensa Luis Bolívar Quirós, convertido ahora en guardameta.

Se reanudaron las acciones, nuevos bríos locales; pero el muro era impasable. El reloj siguió su marcha, el “queque” que se iban a comer los puntarenenses parecía más bien indigestarlos. Más minutos y más impaciencia en las gradas del “Lito” Pérez, porque el 0-0 tomó tintes épicos por la particularidad de que Barrio México no jugaba con porteros verdaderos, sino con dos futbolistas improvisados en ese puesto durante todos los 90 minutos.

Cuando la desesperación estaba al máximo para el público chuchequero, llegó el tanto de José Antonio Mendoza, rayando el agónico minuto 87. 1-0 el resultado final.

Ese día, el Municipal Puntarenas alineó con Didier Gutiérrez; Ascensión “Lepanteño” Moraga, Francisco “Chico” Tercero, Walter “Zurdo” Espinoza (Miguel “Mike” Aguirre), Eduardo “Pistón” Velásquez, José Antonio Mendoza, Campos, José Chan (Rafael Villalobos), “Loly” Araya, Trino “Pilila” Mena y “Leco” Rodríguez. Barrio México lo hizo con: Emilio “Pity” Valle (Luis Bolívar Quirós en el segundo tiempo); Didier “Zorro” Castro, Fernando Gallardo, José Manuel “Chinimba” Rojas, Elías Calvo, Francisco “Cisco” Jiménez, Alexis Alfaro, Jorge Cubillo, Julio E. Ugarte (Víctor Salas), Mario “Piolo” Hernández (“Pity” Valle en el complemento) y Sergio Blanco.

El arbitraje estuvo a cargo de Carlos Luis Monge, acompañado por Eladio Sibaja y Rafael A. Cordero. Asistieron al reducto puntarenense 845 espectadores, quienes dejaron en taquilla 4.665 colones.

Con el triunfo, el Municipal Puntarenas sumó su quinta victoria en el torneo y Barrio México su séptima derrota, en un partido extraño, sin porteros en el cuadro josefino que se quedó muy cerca de llevarse un punto heroico.

Chinimba Rojas Barrio Mexico 70s
“Chinimba” Rojas jugó el partido “sin arqueros” del Barrio México en 1971 en Puntarenas.

¡Un teléfono para la Federación de Fútbol!

telefono 1933
Aparato telefónico utilizado en los años 30s.

En el mundo actual de las telecomunicaciones, con grandes facilidades tecnológicas al alcance de cualquiera de nosotros, no nos detenemos a pensar lo difícil que podía ser tan solo adquirir una simple línea telefónica en el pasado; pero así era y más aún si hablamos de 1933.

Comencemos diciendo que en el mes de enero de 1933 quedó debidamente fundada la Federación Deportiva de Costa Rica “como sociedad civil, integrada a su vez por otras sociedades, también civiles y de carácter deportivo”, como indicaba el artículo primero de sus estatutos. Anteriormente, la organización se llamaba “Liga Nacional de Foot-Ball”.

Por ese entonces, ya el fútbol ocupaba un espacio fijo y más amplio en los periódicos, el medio de prensa por excelencia, pues la radio daba apenas sus primeros pasos en materia deportiva y la televisión ni en probeta existía en la sociedad costarricense.

La necesidad de información era notoria; pero la única forma de recabarla era casi exclusivamente visitando la federación, donde su Secretario, señor Edwin López, se encargaba de brindarla, en horario de oficina.

Desde hacía meses los periodistas habían levantado el grito al cielo instando a los directivos de la Federación Deportiva de Costa Rica a que por favor solicitaran una línea telefónica, lo cual no estaba al alcance de cualquier cristiano por ese tiempo.

Así pues, pasaron los meses de enero, febrero, marzo, abril y mayo sin que pudiera resolverse dicha solicitud de la prensa, en pos de una mejor comunicación con la máxima entidad balompédica del país.

Sin embargo, en junio finalmente se gestó el traslado de la federación a un nuevo recinto, ubicado en los altos del Centro de Sport en San José donde finalmente se instalaría una línea telefónica, la primera en su historia para la organización futbolística.

En esa época, los servicios de teléfono eran instalados por la Compañía Nacional de Electricidad (CNE). La federación quedó establecida en su nuevo local el martes 27 de junio de 1933, con horario de atención de lunes a viernes de 1 p.m. a 5 p.m., mientras los miércoles de 9 a.m. a 11 a.m. y de 1 p.m. a 3 p.m.

En 1933 no eran muchas las líneas telefónicas en San José. A la Federación Deportiva de Costa Rica, hoy Fedefútbol, le fue asignado el número: 3799 (eran solo de cuatro dígitos en ese tiempo).

La nueva facilidad y modernidad había llegado a la federación, al servicio de los clubes, sus directores y por supuesto de la prensa. Esta es la historia del primer número telefónico que tuvo la actual Federación Costarricense de Fútbol. Sucedió en 1933.

Saprissa: Primer equipo en dar la vuelta al mundo

Chito Nuñez en Australia 1959
Saprissa en Australia durante su gira mundial en 1959. El portero Núñez atrapa un balón. Foto La Nación.

Una empresa jamás realizada llevó a cabo el Deportivo Saprissa en 1959 al jugar 22 partidos alrededor del mundo, como ningún otro club latinoamericano lo había hecho.

En el acta 500 de la sesión de junta directiva morada, del 10 de octubre de 1958 se conoció como único artículo el detalle de la propuesta para esta gira, planteada por el empresario Maximiliano “Max” Gold.

Los señores Enrique Weisleder y Fernando Rojas fueron de los dirigentes saprissistas que más trabajaron para hacer esto realidad. De inmediato a tramitar permisos y definir la nómina de futbolistas.

Finalmente el 29 de marzo de 1959, en un avión de la KLM y bajo los órdenes del entrenador español Eduardo Viso Abella, partió el plantel de trece jugadores de Saprissa, más cuatro refuerzos.

Delegación Saprissa gira mundial.jpg
Saprissa antes de partir hacia Curazao en el inicio e su gira mundial en 1959.

Rodrigo Pacheco López cumpliría dos funciones, kinesiólogo y de jugador si se llegaba a necesitar por algún tema de lesión. En la lista inicial estaba el herediano Danilo Montero; quien al final prefirió irse a jugar a Chile, por lo que su puesto lo asumió Mario Murillo.

La tienda “Ramírez Valido” se encargó de confeccionar los uniformes de la delegación. Los jugadores consiguieron sus permisos para ausentarse del trabajo, eso sí, Saprissa le pagó el salario a las familias de los jugadores, durante los dos meses y medio de la gira.

Conforme la gira se desarrollaba, la afición esperaba con ansias los cables internacionales para conocer los resultados. Inconvenientes por lesiones surgieron convirtiendo casi en un hospital al equipo morado. Mario “Catato” Cordero apareció con un testículo inflamado, Alex Sánchez sufrió una contusión en la cabeza, Carlos Vivó Gobán con problemas en un menisco.  Siguieron Rubén Jiménez con un tobillo afectado, Giovanni Rodríguez con un dedo maltratado, Rodolfo Herrera con problemas lumbares y Mario Murillo con un golpe fuerte en una pierna.

Hubo un partido en el que el DT Eduardo Viso no pudo estar. Sucedió que tras la muerte del padre de Viso, éste tuvo que resolver asuntos familiares en España y de ahí partía a Austria; pero problemas técnicos devolvieron el vuelo y el entrenador ibérico no pudo llegar para el partido ante el FK Austria, teniendo que dirigir a los morados el periodista Luis Cartín Paniagua.

El propio Cartín hasta le hizo a los servicios de enfermería cuando le extrajo una uña encarnada al mediocampista Marvin Rodríguez. Durante la gira también hubo malas noticias, como la muerte en Costa Rica del padre del guardameta saprissista Mario “Flaco” Pérez, cuando la delegación se encontraba en Australia.

Saprissa llegó a cobrar hasta 8 mil libras esterlinas en Australia y hasta 8 mil dólares por jugar en Israel, sumas muy elevadas para la época. A los jugadores se les pagaba un dólar diario de viáticos, lo cual era poco; pero la hospitalidad de la mayoría de los lugares hacía que las invitaciones y obsequios no faltaran.

Los resultados:

1-0 vs Selección de Curazao, 0-1 vs Selección de Aruba, 6-1 al Español (VEN), 4-2 al Portuguesa (VEN), 1-6 vs FK Austria (AUT), 1-0 vs Maccabi Haifa (ISR), 2-2 vs Maccabi Tel Aviv (ISR), 8-2 vs Selección Haifa-Tel Aviv (ISR), 4-1 vs All Hong Kong, 4-2 vs Selección Hong Kong, 2-1 vs Selección de China, 4-6 vs Selección de Jakarta (IND), 3-0 vs Selección de Indonesia, 2-4 vs MSW Sydney (AUS), 5-1 Selección Costa del Sur (AUS), 1-6 vs Selección de Sydney (AUS), 2-4 vs Nueva Gales del Sur (AUS), 2-1 vs Waikata (NZL), 4-1 vs Selección de Auckland (NZL), 2-1 Combinado Islas del Sur (NZL), 6-2 vs Wellington (NZL) y 2-3 vs Selección de Nueva Zelanda. El balance fue de 14 victorias, un empate y 7 derrotas, con 66 goles anotados y 46 recibidos. El mejor artillero fue Álvaro Murillo con 16 anotaciones.

Delegación:

La integraron el empresario Maximiliano Gold, el traductor Fritz Leer Bonilla, Ricardo Valerín como delegado de la Federación Nacional de Fútbol, Fernando Rojas como delegado del Deportivo Saprissa, Eduardo Viso como DT, Rodrigo Pacheco como kinesiólogo y Luis Cartín en calidad de periodista.

Los futbolistas fueron: Mario “Flaco” Pérez, Juan de Dios “Chito” Núñez (CS Uruguay), Giovanni Rodríguez, Mario “Catato” Cordero, Alex Sánchez, Guillermo “Memo” Hernández, Marvin Rodríguez, Constantino “Tulio” Quirós, Edgar Quesada (CS Herediano), Carlos Vivó Gobán, Rodolfo Herrera, Jorge “Cuty” Monge, Rigoberto “Feo” Rojas, Mario Murillo (CS Herediano), Álvaro Murillo, Óscar “Cuico” Bejarano (CS Herediano) y Rubén “Rata” Jiménez.

Después de 74 días, tránsito por 25 países, 38 ciudades y 22 partidos jugados, un avión de LACSA trajo al Saprissa de vuelta a Costa Rica donde fue recibido de forma pomposa por miles de aficionados.

Gira mundial Australia
El Saprissa en Australia. Al centro, de traje entero negro, el entrenador español Eduardo Viso Abella, quien condujo a los morados en su gira mundial de 1959. Foto La Nación.

Dirigió a la Selección Nacional y nunca perdió

DT Rogelio Rojas
Rogelio Rojas (izquierda) dirigió a Costa Rica en ocho partidos y no perdió. La fotografía es de 1968 mientras lo entrevistaba el periodista Luis Cartín.

La función de Seleccionador Nacional es un puesto apetecido, aunque siempre se está en la mira de todos. Llegar a dirigir a la Selección es un orgullo; pero hacerlo sin perder un solo partido es algo que cualquier entrenador desea.

En 1968, el húngaro-brasileño Américo Brunner dirigía a la Tricolor; sin embargo, su estilo directo, el querer imponer disciplina hasta en los entrenamientos, le generó anticuerpos, al punto de que hasta para ir a entrenar los futbolistas ponían como justificación para ausentarse, sus trabajos; claro, cuando había alguna gira al extranjero, ese “impedimento” desaparecía por obra de magia. En fin, Brunner fue cesado sin que mediase verdaderamente alguna justificación futbolística para ello.

El sustituto de Brunner fue el nacional Rodolfo Ulloa Antillón; quien por motivos laborales en el Banco de Costa Rica no podía viajar a Colombia y el Caribe donde ya había una gira contratada, se decidió 24 horas después del nombramiento de Ulloa, designar como interino a Rogelio Rojas.

Rojas no poseía historial como jugador de Primera División; aunque en 1959 había dirigido a una Selección Aficionada. Su carrera como DT incluía pasos por Alajuelense, Orión FC y Gimnástica Española. También trabajó por varios años como profesor de Educación de Física en el Colegio Saint Francis donde llegó a instruir al goleador alajuelense Errol Daniels.

El debut para Rojas vino el 22 de septiembre de 1968 ante la Selección de Colombia en Barranquilla, partido que acabó 1 a 1. Luego ante el Atlético Júnior colombiano (ganó 4-1), el Galicia de Venezuela (2-2), el Deportivo Italia venezolano (triunfó 5-1), el Deportivo Canarias (2-2), la Selección de Antillas Holandesas (1-1), el Estrella de Aruba (venció 3-2) y finalmente el Atlético Nacional de Medellín colombiano (ganó 1-0). Al final de la gira la “Sele”, bajo las órdenes de Rojas, sumó 4 victorias, 4 empates y ninguna derrota, con 19 goles anotados y 10 encajados.

El grupo de esa exitosa gira tuvo a los arqueros Rodolfo Umaña (Saprissa) y Didier Gutiérrez (Puntarenas), a los defensas Alfonso Estupiñán (Puntarenas), Carlos Luis “Cabicho” Elizondo (Cartaginés), Wálter Elizondo (Saprissa), Álvaro McDonald (Herediano) y Álvaro Arriola (Uruguay); los medios Luis Chacón (Saprissa), Juan José Gámez (Alajuelense), Heriberto Rojas (Saprissa) y  Víctor Palomino Calvo (Alajuelense); los delanteros Walford “Wally” Waughns (Cartaginés), Francisco “Chico” Hernández (Saprissa), Gerardo Salazar (Turrialba), Roy Sáenz (Barrio México), Errol Daniels (Alajuelense), Eduardo “Flaco” Chavarría (Saprissa), Reinaldo Mullings (Limón), Héctor “Macho” Coto (Cartaginés) y Leonel Hernández (Cartaginés). El DT Rogelio Rojas, asistido por José Joaquín “Pachico” García, el médico Dr. Fermín Meléndez, el masajista Edwin García y los delegados J. R. Cordero Croceri y Ernesto Marín.

La Selección, ya sin Rojas, volvió a escena en un partido internacional el 7 de noviembre de 1968, en un amistoso jugado en el Estadio Nacional ante el equipo Ferroviaria de Sao Paulo, con victoria brasileña 1-2.

Al menos le quedó a don Rogelio Rojas el mérito y el recuerdo grato de haberse ido invicto del conjunto patrio.

Selección 1968 en gira
La Selección Nacional que realizó una gira por Colombia, Venezuela y Antillas Holandesas en 1968. Bajo las órdenes de Rogelio Rojas no perdió. Fotografía de Costa Rica Retro Fútbol.

El viaje más atropellado de la Tricolor al Caribe

Viajar el mismo día del partido a Curazao le costó a la Selección Nacional seguir con vida en su camino hacia la Copa del Mundo de Chile 1962, un error craso de la Federación que caló hondo entre la afición y la organización del fútbol nacional.

A la fase de final de la eliminatoria de nuestra zona, clasificaron Costa Rica, México y las Antillas Holandesas.

Selección 1961
La Selección Nacional en 1961.

La Tricolor tuvo sus dos primeros partidos de local en marzo de 1961, derrotando 1 a 0 a México (por primera vez en la historia) y luego sin vacilaciones 6 a 0 a las Antillas Holandesas. En abril fue el turno de los aztecas que se impusieron 7 a 0 a los antillanos y 4 a 1 a los ticos. Hasta ese momento, costarricenses y mexicanos tenían cuatro puntos cada uno, por lo tanto, los dos partidos de ambos en Curazao decidirían quién ganaría el boleto de esta zona para disputar el repechaje ante Paraguay finalmente por un boleto al Mundial Chile 1962.

A Costa Rica le correspondió jugar primero en el Caribe, el domingo 23 de abril de 1961. Sería esta visita, en el papel, no complicada, la que depararía uno de los sinsabores más grandes para nuestro país rumbo a los mundiales. En un afán por economizar gastos de hospedaje y otros rubros, la Federación optó por viajar a Curazao el día sábado, apenas un día antes del partido y no como se esperaba, jueves o viernes.

En primera instancia, la Tricolor saldría del Aeropuerto El Coco (La Sabana), el sábado a las 2:30 p.m., luego el vuelo se retrasó para las 4 p.m.; pero finalmente pasadas las 5:30 p.m., se canceló por motivo de “fuerza mayor”. La “Sele” quedaba al garete.

Todos fueron enviados a sus casas y se ordenó que ese mismo sábado se reunieran en el Hotel Costa Rica a las 9 de la noche. A esa hora llegaron los futbolistas. Pasadas las 11 p.m. los muchachos tomaron un breve descanso, pues a las 3 a.m. del domingo fueron llevados al aeropuerto. El partido era a las 4:30 p.m. hora de Curazao.

Desayuno ligero y al fin el avión tomó vuelo a las 5:45 a.m., primero haciendo escala en Panamá y de ahí a Curazao, lugar al que arribaron al ser las 2:15 p.m. hora caribeña, después el trámite de aduanas para llegar a almorzar al Hotel Park a la 3 p.m. hora local, a menos de dos horas de iniciar el juego.

A las 4 p.m. salieron del hotel con uniforme y tacos puestos, rumbo al Estadio Rif de Willemstad, cuya superficie era más bien una cancha de arena.

El árbitro del partido era el venezolano Isidoro Trapone López y como asistentes José Antonio Sundheim de Colombia y Zacarías Munguelli de Curazao. A Costa Rica la dirigía el español Eduardo Toba Muiño quien fue criticado por la alineación al dejar fuera Mario “Catato” Cordero, Carlos “Cuca” Herrera y a Juan Ulloa, principalmente.

El grupo que salió al campo fue: Mario “Flaco” Pérez, Álvaro Cháves, Édgar Quesada, Álvaro McDonald, Carlos “Cayaca” Marín, Marvin Rodríguez, Carlos Vivó Gobán, Danilo Montero, Jorge “Cuty” Monge, Manrique Quesada y Rigoberto “Feo” Rojas.

Danilo Arias Madrigal, del periódico La Nación escribió: “Un grupo de once muchachos, mal ubicados en el terreno de juego, trasnochados, mal alimentados, fatigados, se enfrentaba a un equipo deseoso de vengar un seis-cero…”.

El choque arrancó a las 4:45 pm. Las Antillas Holandesas fueron una tromba que arrasó a la Tricolor, propinándole dos golpes rápidos pero certeros con los tantos de Loran a los minutos 30 y 34. El arquero “Flaco” Pérez fue un valladar que impidió más anotaciones.

Después, silencio sepulcral rumbo al hotel; aunque en los días siguientes hubo chance de “ahogar las penas” con alguna que otra bebida en esta isla del Caribe, lo que fue también criticado por la prensa nacional. La Tricolor regresó hasta miércoles a suelo costarricense.

Costa Rica ocupaba que cayera México; pero los aztecas empataron 0 a 0 en Curazao, con lo cual, sumaron 5 puntos, dejando a Costa Rica con 4 y a las Antillas Holandesas con 3.

La eliminación caló profundo, se pidieron las cabezas de la Federación Nacional de Fútbol, las cuales fueron concedidas; pero eso acabó siendo muy poco consuelo.

Estadio Rif 3
El Estadio Rif en Willemstad, Curazao. En la actualidad un campo de béisbol; pero en 1961 ahí murieron las aspiraciones de Costa Rica por llegar al Mundial de Chile 1962.